Jesús Guerrero
Agencia Reforma

CHILPANCINGO, Guerrero 25-Sep .- En la víspera del segundo aniversario del ataque a normalistas en Iguala, un grupo de estudiantes se enfrentó con policías antimotines que resguardaban el Palacio de Gobierno.
La gresca inició tras una marcha de alumnos de ocho escuelas normales rurales del país que encabezaron los padres de los estudiantes de Ayotzinapa.
Siete jóvenes fueron detenidos y golpeados por policías a patadas y toletazos. Cuatro de ellos fueron internados en un hospital privado de esta capital, por lo que el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan alista una queja en contra de los agentes estatales.
Con gritos de “fuera Peña Nieto” y “castigo a Ángel Aguirre Rivero”, los manifestantes recorrieron las calles de esta ciudad desde la estatua de Nicolás Bravo hasta llegar al Palacio de Gobierno donde se realizó un mitin.
Vidiulfo Rosales, asesor jurídico de Tlachinollan, criticó que a dos años del ataque el Gobierno se siga negando a realizar una profunda investigación.
A las 15:30 horas concluyó el mitin y la mayoría de los manifestantes, entre ellos los padres de los 43 normalistas desaparecidos, se retiraron del lugar.
Posteriormente, un grupo de 50 estudiantes comenzó a lanzar piedras y bombas molotov hacia los agentes que resguardaban el Palacio de Gobierno.
Los agentes respondieron con gases lacrimógenos e iniciaron una persecución contra un grupo de manifestantes que huían en una camioneta Pick-up, blanca.
Fue sobre la avenida Los Gobernadores donde los policías dieron alcance a los estudiantes, los bajaron de la unidad y comenzaron a golpearlos a macanazos y a patadas.
El estudiante Irving Santos Quinto aseguró que los agentes los subieron a las patrullas y los pasearon durante más de media hora, tiempo en el que seguían golpeándolos.