Isabella González Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 21-Jun.- Encapuchados bloquearon ayer la Avenida de los Insurgentes a la altura de Ciudad Universitaria con dirección a Periférico en protesta por la violencia del pasado domingo en Oaxaca.
Durante dos horas, sujetos protestaron frente a la Rectoría de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
En ese tiempo, los encapuchados tiraron postes, rompieron mamparas y señalamientos, dañaron cabinas de teléfonos y vandalizaron semáforos.
Además, cerraron el carril de la avenida con dirección a Periférico y el carril lateral con piedras, postes y botes de basura, a los que prendieron fuego.
“Guerra, guerra social, contra el Estado y el Capital”, gritó un encapuchado mientras arrojaba piedras a los espectaculares de las paradas de camión.
Elementos de Seguridad Pública de la Ciudad de México cerraron el paso a los vehículos y al Metrobús, y un grupo de granaderos fueron formados sobre Insurgentes, cerca de la estación de Metrobús Doctor Gálvez.
Aunque las clases intersemestrales no fueron suspendidas, autoridades de la UNAM cerraron los accesos al circuito universitario.
En simultáneo, estudiantes de la UNAM, Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y del Instituto Politécnico Nacional (IPN) realizaron una Asamblea General Universitaria extraordinaria para hacer un plan de acción en protesta por la violencia en Oaxaca.
Alrededor de las 19:00 horas y sin intervención alguna de los granaderos, los encapuchados se replegaron hacia Ciudad Universitaria.
Ahí algunos se dirigieron a la Facultad de Filosofía y Letras y otros se incorporaron a la Asamblea, que se llevaba a cabo frente a Biblioteca Central.
Los estudiantes que se encontraban en la sesión se deslindaron de los encapuchados a pesar de que éstos pidieron apoyo para el bloqueo.
“Compañeros los invitamos a apoyar en Insurgentes”, manifestó uno de los estudiantes, pero los demás lo abuchearon.