Todos los alumnos de educación básica -preescolar, primaria y secundaria- tienen derecho a la salud y los que carezcan de IMSS o ISSSTE, deben ser afiliados al Seguro Popular, demandó la diputada Cristina Urrutia de la Vega, quien presentó un Punto de Acuerdo en ese sentido, pero que será votado hasta el próximo jueves, a fin de delinear las estrategias a seguir para garantizar la cobertura a este sector de la población.
El documento propone exhortar al IEA el diseño de un instrumento de medición que detecte a los menores que no estén afiliados a servicio de salud alguno, para que de inmediato cuenten con la asistencia del Estado.
“Si por Decreto Presidencial tienen derecho a los servicios médicos federales los alumnos de bachillerato y universidad, esa cobertura debe alcanzar a nivel estatal a los estudiantes de educación básica, y que todos los estudiantes, sin excepción alguna accedan al derecho que tienen a la salud”, expuso la diputada.

CONTRA EL SUICIDIO. En otro punto de la asamblea del Congreso, fue aprobada la propuesta de exhortar a la Comisión de Salud Pública y Asistencia Social del propio parlamento, a emprender una coedición de la obra “A favor de la Vida, Manual para la Prevención y Atención de Actos Suicidas”, de la Editorial Seda, para que sea difundido en los planteles educativos, clínicas y nosocomios, y generar una mayor conciencia y cultura de la prevención.
Sobre este tema, los legisladores Martha Elisa González Estrada y Arturo Fernández Estrada, por separado, expresaron la importancia de impulsar todo mecanismo o programa que contribuya a reducir los casos de autoinmolación.
Consideran que es una obligación como representantes populares, promover las estrategias que principalmente prevengan estos lamentables hechos.
Sin embargo, están concientes de que ningún manual será suficiente si no se tiene el apoyo y la participación de los padres de familia y de los propios maestros, que son los que más conviven con los alumnos y pueden darse cuenta oportunamente de los cambios de conducta y los signos de alerta para brindarles la ayuda y orientación que requieren, antes de que abran una puerta falsa.