Propone Coparmex incremento del salario mínimo del 22%, esto sería, pasar de los 70.04 pesos diarios a 89.35 durante el 2017, informó Francisco Ruiz López, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana.
Se busca, dijo, que en el transcurso de 2017, los empresarios, de acuerdo a sus posibilidades, aumenten el sueldo de sus trabajadores para que éstos puedan alcanzar al menos la Línea de Bienestar que marca el Coneval y se alcanza con un salario mínimo de 89.35 pesos al día.
En la propuesta generada por la cúpula de este organismo a nivel nacional se analizó y determinó sugerir a sus agremiados en el país, que de inicio, el incremento sea del 4% y lograr una progresividad para que, antes de concluir el 2017, los trabajadores puedan consolidar un aumento neto del 22%.
Explicó que la Confederación Patronal de la República Mexicana realizó en días pasados, una consulta con los socios integrantes de la Confederación en todo el país para conocer la opinión de los empresarios con respecto de este tema y tener mayores elementos para formular una propuesta y desde luego enriquecer el debate nacional sobre lo que deberá ser el aumento al salario mínimo.
Derivado de dicha consulta, los asociados de Coparmex opinaron que “es indispensable elevar el salario mínimo de los trabajadores. La mayoría consideran que el salario mínimo en México debe fortalecerse hasta que llegue a cubrir la Línea de Bienestar que ha establecido el Coneval, es decir comprendiendo tanto la canasta alimentaria como la canasta no alimentaria que en el mes de octubre de este año era alcanzable con 89.35 pesos diarios.
Agregó que el salario de los trabajadores de las empresas que forman parte de Coparmex, está en su mayoría muy por encima de los niveles actuales del salario mínimo, sin embargo, la mayoría de los empresarios consideró que llegar al nivel ideal del salario que cubra y alcance la línea de bienestar debería tomar un plazo no mayor de 12 meses, siempre que la economía lo permita.
Reiteraron, además, que el aumento al salario mínimo no debe estar vinculado con el incremento del resto de los salarios, para evitar incrementos en los precios de los productos y servicios y, por lo tanto, que esto acarree un efecto inflacionario.
En resumen, los empresarios de Coparmex “consideramos que es indispensable que se incremente el salario mínimo. Este aumento debe ser parte de una estrategia de mediano-largo plazo para que pueda recuperarse el poder adquisitivo real de los trabajadores”.
Ruiz López estimó indispensable que esta negociación deberá ser en conjunto con los trabajadores, los empresarios y desde luego la autoridad, y así se fortalezca el carácter tripartita de este acuerdo.
Por tanto, es urgente que el Poder Legislativo apruebe ya la Ley Reglamentaria para dar mayor certeza y claridad sobre la UMA y, particularmente, que tanto el IMSS como el Infonavit la usen ya como referencia para las cotizaciones, y no utilicen por más tiempo el salario mínimo.
“El aumento que aquí proponemos debe ser al final de cuentas pactado en el seno de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, quien debe definir la estrategia para que no existan expectativas erróneas, y se evite sobre todo el llamado ‘efecto faro’ y con esto las consecuencias en materia de inflación”.