Con el objetivo de promover la inclusión social de quienes padecen algún tipo de discapacidad, el DIF Municipal opera el programa denominado “Aula Poeta”, donde se brinda atención a ciegos y débiles visuales, detalló la presidenta de la institución, María Elena Muñoz de Martín del Campo.

Explicó que tan sólo durante el primer trimestre del año se han impartido 119 clases de Braille, 102 clases de cómputo para invidentes, 106 talleres de orientación y movilidad, así como 93 clases de música, con lo que se benefició a un total de 23 personas.

Detalló que esto forma parte de la serie de estrategias y políticas públicas enfocadas a elevar la calidad de vida de este sector poblacional, a través del desarrollo de diversos programas y servicios acordes a satisfacer sus principales necesidades y requerimientos.

“Es importante conocer las problemáticas físicas, educativas, sociales y comunicativas a las que se enfrentan las personas con diferentes tipos de discapacidad, fomentando valores cooperativos y de inclusión, en donde la sociedad en su conjunto pueda reflexionar sobre este tema”, subrayó.

Muñoz de Martín del Campo refirió que el objetivo de este esquema es otorgar a estas personas las herramientas necesarias que les permitan mayores oportunidades laborales al demostrar sus capacidades para lograr ser autosuficientes e independientes.

Destacó que a través del taller de “Orientación y Movilidad”, se capacita en el uso y manejo del bastón para impulsar la independencia total, así como el libre desplazamiento; el entrenamiento en este rubro ayuda a la persona ciega o débil visual a darse cuenta en dónde se encuentra y hacia dónde desea ir, con total libertad.

Con las clases de “Braille”, se otorga capacitación en cuanto al aprendizaje de este sistema, mediante la lecto-escritura como elementos básicos de la comunicación. Asimismo, se instruye a los individuos con discapacidad visual en el manejo de la computadora, a través de la implementación de un software especial que incluye un sintetizador de voz que reproduce lo que aparece en la pantalla, con lo que se garantiza al usuario mejoras sustanciales en su desempeño laboral y educativo. “En el Aula Poeta los alumnos pueden llegar a enviar e-mails, navegar en Internet para realizar investigaciones o bien, para acceder a redes sociales; se tiene como punto de partida el conocimiento del teclado”, explicó.

También se imparte el taller recreativo y cultural de música, para que los alumnos desarrollen sus habilidades y detecten sus virtudes en el manejo de la guitarra, teclado, panderos y canto.

Las personas con discapacidad visual que quieran acceder al programa de “Aula Poeta” pueden acudir a las oficinas ubicadas en la calle Guadalupe González, en la Colonia Primo Verdad, o bien comunicarse al número153 09 80 para mayor información.