Con la puesta en marcha de infraestructura por más de 1,160 millones de pesos antes de finalizar el año, el Instituto Mexicano del Seguro Social no sólo está incrementando la cobertura en la entidad, sino también desahogando la demanda de servicios que registra actualmente por parte de la clase trabajadora local.

También, mejorará sustancialmente la calidad en la prestación de atención a derechohabientes, señaló el delegado del IMSS, Diego Martínez Parra, al participar en la sesión plenaria del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes.

En el caso concreto del Hospital General de Zona No. 3, de Jesús María, indicó que la obra lleva 96% de avance, en tanto que de las 1,300 plazas que abrirá para su operación se lleva un avance de 60% en contratación; su puesta en operación significará un crecimiento de 41% en camas en la entidad.

Respecto del equipamiento, informó que ya se licitaron 82 millones de inversión y en breve se concursará el equivalente a otros 300 millones adicionales, lo cual representa la posibilidad de una atención amplia, incluso para los requerimientos de los ocho municipios de la zona norte de la entidad, con alto nivel de calidad.

En ese sentido, el funcionario federal explicó que el desahogo de instalaciones tendrá un impacto notorio ante la redistribución de la población, ya que al HGZ3 se suma la apertura de la Unidad de Medicina Familiar 12 de primer nivel.

Martínez Parra manifestó ante la cúpula empresarial del estado que, aunado a estas obras de mayor dimensión, se han ejercido recursos millonarios para el Banco de Sangre, la Unidad de Hemodiálisis y Tococirugía.

En conjunto, dijo, se trata de una inversión sin precedente ejercida en el periodo de 2013 a 2017 por más de 1,167 millones de pesos, acorde al crecimiento del empleo registrado en Aguascalientes en el lapso, el crecimiento de las familias y de la población en general.

Adicional a ello, el IMSS ha instrumentado líneas estratégicas para disminuir tiempos de espera a través de la unifila para pacientes que acuden sin previa cita, la receta resurtible para enfermos crónico-degenerativos, la clasificación de urgencias por tipo y la gestión de cama.

Ello ha significado esperar sólo 6 minutos para acceder a un consultorio, la renovación de recetas sólo cada 3 meses y la reducción de tiempos de espera en urgencias y traslado a camas, en su caso, en un 76%, respecto del tiempo que anteriormente transcurría.

Tan sólo la atención trimestral a enfermos crónico-degenerativos ha representado la liberación de 267 mil lugares, que equivaldría a tener 24 consultorios operando, concluyó.

CIFRAS

Monto de inversión: 1,167 mdp

Puestos de trabajo: 1,300