Promesa de amor

En sagrado matrimonio quedaron finalmente unidos, Liliana Navarro Espinoza y Pedro Ortiz Medina, luego de su etapa de noviazgo.
La ceremonia fue enmarcada por el templo de San Peregrino Laziosi, recinto al que acudió la pareja acompañada de sus respectivos padres y padrinos de velación.
Durante la celebración eucarística aceptaron unir sus vidas en total libertad y sin que nada ni nadie los obligue, más que la necesidad de conjuntar su cariño y compartir sus vidas hasta que la muerte los separe.
El momento más emotivo de la ceremonia fue cuando al tomarse de las manos y mirarse fijamente a los ojos, los contrayentes se aceptaron como fieles esposos, con el compromiso de respetarse y amarse mutuamente.
Más tarde y para celebrar su enlace, se ofreció un brindis por parte de sus familiares y amigos más cercanos, compartiendo con ellos los momentos más inolvidables de la velada que se prolongó por varias horas, dando comienzo de esta manera con los cimientos de su nueva familia.