El director del IEA, Francisco Chávez Rangel señaló que este año se han registrado alrededor de 300 incidencias por robos, vandalismo o daños a la infraestructura física de los planteles educativos, provocados o debido a causas naturales y accidentales, cuyas reparaciones o rehabilitaciones no han representado un gasto económico, gracias a que han sido cubiertas por un seguro contratado.
Sin especificar el monto total del pago realizado por los pólizas de seguro, el titular del Instituto de Educación dijo que el costo más elevado de una de ellas ascendió a los 40 mil pesos que se relacionó con los daños a infraestructura educativa a barda perimetral.
Indicó que la sustitución de cristales y de herrería cuesta a la escuela alrededor de 5 mil a 10 mil pesos, donde la póliza de seguro lo absorbe al 100%, aquí no aplican los deducibles por los daños generados en los planteles educativos.
El funcionario mencionó que para atender los casos de vandalismo o los daños a la infraestructura física de los planteles educativos, el IEA cuenta con un seguro, el cual se renueva año tras año por parte de la Secretaría de Educación Pública que lo autoriza cada ciclo escolar.
Cuando se genera una situación imprevista o un daño a la infraestructura educativa provocada o accidental, o bien por circunstancias a través del tiempo a razón de la existencia de muchas escuelas que tienen muchos años de construcción, de inmediato se hace el procedimiento para que sean atendidas a través de la compañía aseguradora.
El director del Instituto de Educación mencionó que cuando suceden daños urgentes a la infraestructura física, en primer lugar este organismo procede a pagar, aunque con el posterior reembolso por parte de la compañía aseguradora, sobre todo cuando son bardas perimetrales, cristales, filtraciones de agua, herrería en puertas, robos, entre otros.
Francisco Chávez Rangel mencionó que no se han sufrido robos de equipamiento en las escuelas del estado, pero sí de cable de cobre, pero este delito ha disminuido últimamente cuando se decidió sustituirlo por el cable de aluminio.
Mencionó que en varias ocasiones, el instituto ha pagado con recursos propios para cubrir las necesidades de reparación de las escuelas, y posteriormente solicita el reembolso a la compañía aseguradora.
Hasta ahora no se ha considerado un gasto económico para el IEA, porque todos los daños los ha cubierto el seguro y eso ha sido una gran decisión de la SEP, pues ha permitido que los estados no tengan que canalizar recursos para esos fines.
Por último, se refirió a los daños que registraron escuelas del municipio de Jesús María, a causa de las inundaciones provocadas por las torrenciales lluvias, que ocasionó filtraciones importantes, donde el seguro ya se hizo cargo de las afectaciones y se procederá a la rehabilitación de los planteles.