Productores “regalan” la uva a industriales que compran el fruto a un peso por kilogramo, aprovechándose de la desgracia por las pérdidas ocasionadas por granizadas en la región.
Para los campesinos esta es la única opción, antes de tirar sus cosechas afectadas por el fenómeno meteorológico que en algunos casos, ocasionó pérdidas en el 100% de los viñedos.
Elías Guerrero Estrada, representante de la Asociación de productores de Uva Selecta de Cosío, denunció junto a productores afectados que el bajo ofrecimiento por parte de las autoridades del sector agropecuario como pago del seguro catastrófico, es una ofensa.
Apenas la semana pasada el delegado de Sagarpa, Ernesto de Lucas Palacios, afirmó que la afectación alcanzaba una superficie de poco más de 50 hectáreas, aunque minimizó el grado de afectación.
“Nos hablan de 3 mil 500 pesos por hectárea, cuando se aporta hasta 60 mil pesos por hectárea de vid, y nos hablan de esto, que apenas alcanza para cinco costales de abono es una burla, ni la gasolina que se gasta para ir a recoger el apoyo hasta Aguascalientes”, manifestó Guerrero Estrada.
Los inconformes estiman que los viñedos registran pérdidas mínimas de un 80%, pero los daños más graves se ubican cerca de la pérdida total. Los que lograron cortar las parras, malbaratan la uva para la industrialización en la fabricación de vinos y bebidas.
Con el precio que se pudo vender la uva, no se alcanza para cubrir el salario de los peones pero se tiene que cortar el fruto, para que no quede en las parras, lamentó.
Los afectados indicaron que ya sostuvieron un encuentro con el coordinador de Agricultura de la Sagarpa, Jorge Narváez Narváez, quien se comprometió a atender la problemática, con la aplicación de una evaluación, aunque aún no se da respuesta a los afectados.