Cosechar para dar alimento a los animales es más rentable que hacerlo para la producción destinada a consumo humano, afirmó el presidente del Comité Sistema Producto Maíz de Aguascalientes, José Uriel Romo Castañeda.
Refirió que el precio de maíz de grano registra una disminución en su cotización durante los últimos cuatro años al ubicarse en cerca de 3.50 pesos por kilogramo, cuando alcanzaba los 5 pesos.
Explicó que el entorno de escasez sobre pasturas en los meses pasados elevó el precio de silo, haciéndolo más atractivo por encima de los granos para industrialización, en consideración que la Agencia de Servicios de Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios ubicó el precio base del grano a 3.45 pesos.
La cifra sirve como garantía para la compra y venta de granos, sirve como el parámetro para que el precio por kilogramo se ubique en 3.50 pesos, indicó.
“En parte es el nerviosismo de que no haya tanta pastura. Si te pones a pensar que se saca más volumen del maíz forrajero y todavía vendes el rastrojo, los ingresos de venta son iguales o mayores que los granos”.
Planteó que en lo general si un agricultor llega a obtener un volumen de 10 toneladas por una superficie promedio de siembras podría obtener 34 mil pesos.
Si se toma en cuenta que el campesino que produce silo o maíz forrajero obtiene 60 toneladas entre los tallos y hojas, podría alcanzar ingresos por más de 40 mil pesos, sin incluir la venta del rastrojo.
Romo Castañeda destacó que los productores de temporal aspiran en primera instancia a lograr pastizales y si la temporada de lluvias es buena, decidir si es costeable que las mazorcas se logren.
Señaló que los productores prácticamente han cubierto la superficie de cien mil hectáreas de temporal, con la expectativa de obtener ingresos similares en caso de que se alcanzara a tener cosecha de granos, o sólo se lograran las cañas para obtener forrajes.