Saúl Alejandro Flores

Amables lectores como lo anticipé la semana pasada al citar los diez puntos clave para una exitosa gestión del agua en Aguascalientes, paso ahora a comenzar a desglosar cada una de ellas, para ello, por cuestión de espacio abordaré las tres primeras, por lo tanto la próxima semana continuaremos con el resto.

  1. Diseñar e implementar un nuevo marco jurídico estatal del sector. Contar con una ley y reglamentos adecuados no es lo único, pero es lo que podríamos decir la primera piedra para el manejo de una adecuada gestión hídrica. Como una de sus principales tareas es definir y establecer los componentes que brinden a las instancias gubernamentales del sector agua en Aguascalientes, el carácter de autoridades, que cuenten además con las atribuciones y facultades para tal fin. Al referirme a estas autoridades serían la estatal y municipales, es decir lo que ahora es INAGUA, CCAPAMA y los propios organismos operadores que requieren una estructura normativa y administrativa distinta que les brinde además de facultades y atribuciones, el contar con obligaciones que vayan encaminando el paso hacia la construcción de una política hídrica desde su correspondiente ámbito. Del mismo modo, el establecer la forma en que deben actuar nuestras autoridades locales y municipales, para sacar un mejor resultado ante las oficinas de la CONAGUA, sean oficinas centrales o las del Organismo de cuenca Lerma Santiago Pacífico o la propia Dirección local.

Es también importante no perder de vista la tendencia que anuncian en foros que debe asumirse por parte de las autoridades en materia de regulación, si esa parte que no queda claro y que involucra a organismos operadores sean privados, públicos o mixtos, con el usuario de los servicios, una instancia que no sea juez ni parte, ante quien se manifiesten las quejas o inconformidades del servicio o la falta de garantías al prestador, ese aspecto debe ser contemplado, si se aspira a una mejor gestión del recurso y una mejor prestación del servicio.

  1. Descentralización de funciones. Es del conocimiento de quienes laboran o se han desempeñado en el sector agua sobre las complicaciones que se presentan al momento de requerirse la intervención de la CONAGUA como autoridad desde el monitoreo, inspección o supervisión, hasta otras más, su impedimento en realizarlas parte de la falta de personal operativo por cualquiera que sea la razón. Sin embargo, ello no debe obstar para que no se cumplan las funciones establecidas en la ley y sus reglamentos, así como otros proyectos que se desprendan de los planes y programas sectoriales o especiales. Entonces la alternativa es suscribir convenios más allá de la propia colaboración, es decir llegar a la descentralización de funciones, tal como lo establece el artículo 116 constitucional partiendo de las interrogantes (qué se descentraliza, para qué, con qué recursos humanos, materiales y financieros, ¿quiénes participan?).

Claro que será determinante dotar de esa funcionalidad para que pueda asumir funciones descentralizadas el INAGUA, así como CCAPAMA y algunas áreas de prestación del servicio en los propios municipios.

  1. El tercer punto planteado fue el Diseñar la arquitectura institucional del agua, porque se habla de manera recurrente de los múltiples problemas y soluciones, pero se necesita la articulación del sector agua como parte de ese fortalecimiento al carácter de autoridad del agua. En el transcurso de estos poco más de cinco años, en esta columna he mencionado el mecanismo de vertebrar un esquema que dote de funcionalidad a todas las instancias públicas, privadas y sociales que inciden en el sector agua.

Es importante dejar en claro que a veces el nombre asusta, sobre todo porque la primera impresión que surge es de crear dependencias e instancias burocráticas, más sueldos, más autoridades y esta propuesta no implica ello, sino al contrario es articular las existentes de una manera en que trabajen en un mismo sentido, coordinado y con su correspondiente seguimiento, evaluación y control.

El contar con lo que he denominado sistema estatal del agua, como instancia que sirva para unificar criterios, articular a las dependencias, así como tener en claro las correspondientes atribuciones, facultades y obligaciones de cada dependencia para evitar lo que se dice traslapes, encontronazos y diferencias que provoquen rezago y lucha de poder en el sector agua y los damnificados son los usuarios y la propia sustentabilidad del recurso hídrico.

La conformación del sistema estaría integrada por las dependencias estatales que inciden en el sector, las municipales, organizaciones civiles, cámaras empresariales y sector académico, así como representantes de los usos del agua, en ese seno es donde se tomarán las decisiones importantes, es además una forma de fortalecer la gobernanza y convertirla en una realidad trascendiendo el mero discurso y las palabras que hablan de gobernanza y corresponsabilidad, sobre todo al contarse con una sociedad unida o enfocada hacia una dirección consensada, los resultados pueden ser mejores para resolver lo grave que es la problemática del agua.

Como todo sistema tendrá sus subsistemas (financiero, información, planeación, programación e infraestructura), con la representación y participación correspondiente de cada autoridad, municipios, usuarios y sociedad civil especializada en cada subsistema. Buscando la alineación con la planeación federal, estatal y municipal. La siguiente semana continuaremos con los puntos restantes, por que recuerden que estas son acciones tendientes para que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.comtwitter: saul_saalflo