Saúl Alejandro Flores

La semana pasada echamos un vistazo a la demanda de agua en la Cuenca Lerma Santiago Pacifico LSP, ahora revisaremos el tema de la oferta de agua. Ya que la composición de la oferta es distinta también para cada sub-cuenca, por ejemplo en el Alto Santiago, que es donde pertenece Aguascalientes y sobre el cual me detendré, después de haber mencionado en semanas anteriores la panorámica regional.

Es importante considerar los siguientes elementos: En el Alto Santiago la sobreexplotación se concentra en Aguascalientes, aun así hay una sobreexplotación del 20% de agua subterránea. Al respecto existe una valoración respecto a cada una de las subcuencas como comenté, pero en el caso de la correspondiente para Aguascalientes junto con otras tres subcuencas presenta un escenario complicado porque las brechas no podrían cerrarse, por lo que una de las propuestas más concretas y arriesgadas es la de transferencia de agua entre cuencas, lo que implica serios conflictos, como ya he mencionado en varias ocasiones en este columna semanal.

Si buscamos una guía para encontrar soluciones tendríamos que considerar los siguientes elementos:

Podemos partir que la oferta sustentable confiable debe incluir una oferta generada localmente (escurrimiento y recarga) disponible al sistema por capacidad instalada, así como comprender el agua superficial y subterránea.

En cuanto a la Transferencias entre cuencas, debe considerar las transferencias netas y que se sumen a la oferta sustentable, debiendo ser accesible y confiable.

Ahora bien, respecto a la oferta total accesible confiable incluyendo transferencias, debe considerarse la oferta actual accesible para demanda local y considerar las transferencias entre cuencas.

Debemos detenernos a considerar que la mayor parte de las medidas existentes, proyectadas y consideradas de infraestructura, han dependido y dependen de Conagua y han aportado1200 hm3 y no son suficientes para cerrar la brecha, tanto la que se presenta en la región como aquella que se requiere para la subcuenca del Alto Santiago Aguascalientes. La solución de infraestructura aporta aproximadamente a cerrar la brecha en un 25%, en contrario al considerar la contraparte, es decir, sin solución de infraestructura, tendríamos una brecha total de 4800 hm3. Por lo tanto, la inversión contemplada en la cartera de proyectos sería aproximadamente de 23 mil de millones de pesos. De manera complementaria en promedio el costo marginal de la medidas en la cartera podría ser de aproximadamente $1.55 pesos /m3

Para hablar de estos aspectos debemos considerar que tradicionalmente Conagua considera un incremento en infraestructura, pero de manera complementaria existen otras medidas que podrían incrementar la disponibilidad de agua. Por ejemplo en infraestructura para fuentes superficiales y subterráneas tendríamos o deberíamos tener en cartera: a) Medida: Nuevas presas para irrigación; b) Transferencias por gravedad (derivadoras); c) Transferencias bombeadas (acueductos); d) Reuso de agua tratada; e) Sobre-elevación de presas; f) Nuevos pozos profundos.

Lo anterior comprendería: Proyectos de gran escala para irrigación, considerando la distribución del agua de la presa a las Has. de riego, debiendo ser: a) Derivadoras directas sobre ríos con disponibilidad para encausar el agua hacia las zonas de riego;: b) Transferencias entre cuencas o en cuenca propia por bombeo utilizando un acueducto; c) Infraestructura necesaria para reusar el agua tratada de PTAR en zonas de riego; d) Mantener, rehabilitar y contemplar la sobre-elevación de presas existentes en la región; e) Perforación y equipo necesario de bombeo para pozos en acuíferos con disponibilidad.

Como otras obras de oferta para agua subterránea podrían considerarse bajo un parámetro de Medida: Potencial subterráneo las siguientes: a) Recarga artificial de acuíferos. Que comprendería: la Extracción subterránea de agua en acuíferos con disponibilidad y sin infraestructura planeada o construida de extracción, así como la recarga de acuíferos con agua de lluvia encausando el agua hacia lagunas de infiltración sobre acuíferos sobreexplotados.

Como otras para el rubro de oferta para agua superficial. Puede considerarse la cosecha de lluvia rural, así como: a) Nuevas transferencias bombeadas (acueductos) y b) Desalación.

Lo anterior comprendería: la captación y recolección de agua de lluvia en los tejados de las viviendas rurales sin acceso actual a la red de agua potable, Además de posibles nuevos acueductos para transferencia entre cuencas en las subcuencas donde no es posible cerrar la brecha, basados en estudios realizados pero que no hayan sido incorporados a su correspondiente cartera, Incluso debería pensarse en la desalación por osmosis inversa, considerada únicamente en las subcuencas costeras.

Estimados lectores, estas son algunas consideraciones que se han plateado y podrán implementarse, fueron discutidas durante el proceso de elaboración de la Agenda del Agua 2030, sin embargo, algunas condiciones han cambiado, por lo que deben y ameritan ser replanteadas, como es el caso de los trasvases, además de que algunos escenarios se han vuelto más drásticos y requieren medidas alternas a las planteadas, por supuesto más radicales. Pronto estaremos concluyendo con esta serie de entregas, tendientes a generar la reflexión de las acciones que son necesarias para que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.comtwitter: saul_saalflo.