Siguen causando polémica los abortos por violación, sin dar parte al Ministerio Público para que se castigue a los responsables del delito de agresión, y sin necesitarse el consentimiento de los papás, aún tratándose de niñas de 12 años.

Integrantes de la Agrupación Pro Vida, se plantaron frente al Palacio Legislativo a manifestarse en contra de las últimas reformas a la  NOM 046, que permiten tal situación.

Consideran que el Gobierno Federal, en vez de controlar la venta de alcohol y ponerse de acuerdo con los estados para frenar las facilidades en la apertura de antros, está más preocupado por fomentar el aborto.

Ejemplificaron que aquí, en calles como Madero y Venustiano Carranza, aún en días que no hay feria, se observan espectáculos deprimentes, con jovencitos y jovencitas embriagados.

Y sobre el tema, acudieron al Congreso miembros del Consejo de Laicos de la Diócesis local, para pedir la intervención de los diputados a fin de que busquen la forma legal, apoyados de sus homólogos federales, para echar abajo las reformas de referencia.

No están de acuerdo que por violación se permita abortar indiscriminadamente, cuando hay otras alternativas de solución, como la de promover la adopción y en materia de prevención, fortalecer los valores familiares.

Sobre el particular, el diputado Ulises Ruiz Esparza expresó que los miembros de la LXII Legislatura “estamos obligados a impugnar dicha norma oficial ya que debemos salir en defensa de la autonomía de Aguascalientes como estado libre y soberano.

La defensa de la soberanía no es una facultad discrecional. Más allá de las convicciones personales, pues muchos como el suscrito estamos a favor de la protección a la vida, lo que aquí se defiende es la integridad del Estado, ya que a través de la Norma Oficial se podría vulnerar nuestro orden jurídico, pues no existe ninguna norma que autorice dicha práctica del aborto y menos en menores de 18 años sin aprobación de sus padres”, añadió.

Dijo que se cuenta con 30 días hábiles a partir del 24 de marzo en que fue publicada la Norma Oficial, para establecer la controversia constitucional ante la Suprema Corte, pero ese lapso perentorio ya feneció.