Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

En unos días más se darán a conocer los primeros resultados de las evaluaciones que se aplicaron a los docentes de agosto a diciembre de 2015. En esta primera etapa se convocó a 150 mil maestras y maestros de todo el país (el 10%) para que se evaluaran en su desempeño profesional, de los cuales acudieron al llamado 135 mil; 15 mil docentes se negaron a ser evaluados. En el caso de Aguascalientes, fueron convocados mil 344 docentes (8%); presentándose casi todos, salvo uno o dos casos que por causas de fuerza mayor no acudieron al citatorio.
De conformidad con lo que se ha estado manejando, los resultados se presentarán en cuatro niveles: Insuficiente, Suficiente, Destacado y Sobresaliente. Los que se ubiquen en el rango Insuficiente (no idóneos), serán sujetos de capacitación principalmente en aquellos aspectos técnico pedagógicos en los que acusan deficiencias. Esta capacitación, por tanto, tendrá dos propósitos: uno, superar las deficiencias detectadas y mejorar la práctica docente; y dos, preparar tácitamente a los maestros para que, al año, vuelvan a presentar evaluación. Si algunos de éstos vuelven a obtener resultado Insuficiente, tendrán una tercera y última oportunidad. Si en esta última oportunidad alguno sigue en el nivel de Insuficiente, entonces, de acuerdo con la ley, será separado de la docencia y se dedicará a otra actividad del mismo servicio educativo (esto estaría pasando en 2019). En cambio, los docentes que obtengan el nivel Suficiente son los idóneos que pasaron los exámenes a los que fueron sometidos y hasta dentro de cuatro años volverán a ser evaluados. Y los que obtengan los niveles Destacado y Sobresaliente serán los que reciban el estímulo del 35% en su salario si están en el medio urbano y más del 40% si están en el medio rural. Es pertinente aclarar que este incremento salarial sólo tendrá vigencia por cuatro años; pero si en cuatro años un docente vuelve a obtener el nivel Destacado o Sobresaliente en la evaluación, entonces se duplicará el estímulo (70%) y este incremento ya será permanente mientras esté en servicio.
Todo parece indicar que habrá docentes en los cuatro niveles. Ahora es cuestión de esperar (pocos días) para conocer los porcentajes de cada nivel. Desde luego, los porcentajes más bajos serán los de los estímulos; no porque no haya buena cantidad de maestras y maestros destacados y sobresalientes, sino porque los recursos siempre se limitan; pero habrá estímulos, aunque para pocos, para poder mandar el mensaje (a los apáticos y a los que se niegan a presentar evaluación) que los mejores maestros siempre serán estimulados con altos porcentajes. También habrá un buen número de docentes (tal vez la mayoría) en el nivel Suficiente o Bueno, es decir, entre los idóneos (pero sin estímulos); y no pocos estarán en el nivel Insuficiente, los que prioritariamente requerirán capacitación específica. La pregunta es, y ¿quién los capacitará? Porque, hasta el momento, no se ve que alguna instancia oficial esté preparando, ex profeso y de manera sistemática, a personal para ello; en el mejor de los casos, apenas se está pensando en lanzar la convocatoria para seleccionar tutores que se dediquen a las capacitaciones. En tal virtud, ante la pasividad organizativa, las maestras y los maestros que tengan necesidad de capacitarse tendrán que hacer esfuerzos individuales y también hacer círculos de estudio bajo la guía de algunos compañeros espontáneos, como generalmente sucede en el sistema escolar. Tal vez por eso no hay avances significativos, porque las cosas sustantivas siempre se dejan al final o a la deriva.
El magisterio, sobre todo el convocado para su evaluación, puso su mejor esfuerzo, en los distintos procesos, para salir avante; pero siente una gran decepción debido a que todo hacía suponer que la evaluación del desempeño docente la llevaría a cabo el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), que para eso fue creado, con el visto bueno de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el apoyo de la Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente (CNSPD). Sin embargo, se dio cuenta que fue un organismo de la iniciativa privada, el Centro Nacional de Evaluación, A.C. (CENEVAL), el que diseñó los instrumentos, los aplicó y los calificó; es decir, fue CENEVAL el que aplicó todas las fases de la evaluación del desempeño docente. Es bueno aclarar que en este organismo privado laboran técnicos, en el estricto sentido de la palabra, pero no son pedagogos, ni educadores, ni conocedores de lo que pasa en un salón de clases. De manera que en manos de estos técnicos está la evaluación de los maestros. Y mientras CENEVAL hace el trabajo, los consejeros del INEE y los funcionarios de la SEP tan sólo esperan los resultados numéricos para darlos a conocer. ¡Qué cosas!