Así, simplemente no se puede. La gente se molesta porque la policía no hace nada cuando se comete un delito. Pero cuando los policías detienen al presunto responsable, se llevan el “chasco” de que los afectados no quieren denunciar y se ven obligados a dejar en libertad al sospechoso.
Tal es el caso registrado en el municipio de Jesús María el día de ayer al mediodía, cuando policías preventivos del Grupo Motorizado de la DGSPM, realizaban labores de vigilancia por la calle Circuito Gorrión, en el fraccionamiento Ruiseñores.
En determinado momento detectaron a un hombre en actitud sospechosa en el interior de un coche Chevrolet Chevy, modelo 2007, color naranja y placas de circulación de Aguascalientes que estaba estacionado.
Incluso, cuando dicho sujeto se percató de que se aproximaban las motocicletas policiacas, trató de esconderse entre los asientos traseros.
Lo anterior no pasó desapercibido por los policías preventivos de Jesús María, quienes detuvieron la marcha y se aproximaron al vehículo para investigar.
En ese momento, el individuo trató de bajar rápidamente y escapar corriendo, pero los uniformados lo interceptaron y sometieron.
En ese instante identificaron al sujeto como Juan Ramón, alias “El Pechereques”, quien cuenta con un negro historial delictivo, pues tiene registrados 18 ingresos a los separos policiacos.
Se estableció que el sospechoso se introdujo al coche para cometer un robo. Incluso, ya se había apoderado del equipo de sonido.
El problema surgió cuando se le notificó de lo sucedido a la propietaria del coche de nombre Miriam, quien luego de recuperar sus pertenencias, señaló que no quería presentar alguna denuncia en contra de “El Pechereques”.
Al final, Juan Ramón fue trasladado a las celdas de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de Jesús María para cumplir una sanción por una falta administrativa y en las próximas horas iba a recuperar su libertad. Después la gente no se esté quejando.