Rolando Chacón
Agencia Reforma

SALTILLO, Coahuila 8-Jun .- El anuncio de la Procuraduría de Justicia, de que tiene comprobados siete casos de personas asesinadas e incineradas en el Cereso de Piedras Negras, generó angustia entre las familias que buscan a desaparecidos, ya que no se dieron los nombres.
Dana Iris García, representante de Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos en Coahuila (Fundec), dijo que en mayo se les informó que en una búsqueda exhaustiva en el Cereso de Piedras Negras no se encontró nada; sin embargo, en rueda de prensa el martes pasado se dijo que hallaron restos óseos.
“La Procuraduría ha dado diferentes datos, no hay certeza de los datos ni de las víctimas individualizadas”, dijo.
“Notamos la falta de investigaciones a las autoridades que permitieron el control del penal y los crímenes que ocurrieron dentro de él”.
La Procuraduría de Justicia informó el martes que ejecutó orden de aprehensión contra cinco presos del Cereso de Piedras Negras, en quienes comprobó al menos siete casos de personas asesinadas e incineradas; sin embargo, no otorgó nombres.
Adriana Martínez, defensora de derechos humanos del Centro Diocesano de Derechos Humanos Fray Juan de Larios, dijo que a raíz del anuncio de la Procuraduría, decenas de personas llamaron para saber si existen nombres en las investigaciones, lo cual desconocen.
“Someten a las familias a otro acto de tortura por no garantizar en tiempo y forma la información a las familias. Nada cuesta convocar a los colectivos decirles ‘vamos a hacer pública esta información'”.
En tanto, la Procuraduría de Justicia informó, en un comunicado, que la investigación sobre los asesinatos en el Cereso de Piedras Negras continúan.