Primero intentó quemar la casa de su propia madre. En las primeras horas de ayer, el sujeto prendió fuego a su propio hogar. Alegó depresión por el abandono de su esposa; sin embargo, su mamá aclaró que el acusado padece de problemas mentales.
Los hechos se suscitaron en la madrugada. Eran aproximadamente las dos de la mañana cuando el sujeto llamado Fernando, de 35 años de edad, se encontraba en el interior de su casa ubicada en la calle Brescia, fraccionamiento Paseos de San Antonio.
A decir de los vecinos, repentinamente empezaron a escuchar ruidos extraños en esa vivienda. Como si alguien estuviese azotando los muebles. Luego, el incendio. Percibieron el fuerte olor a quemado, las llamas y la nube de humo.
Sin pérdida de tiempo llamaron al servicio de emergencia y arribaron elementos del H. Cuerpo Municipal de Bomberos. El incendiario aún estaba en el interior y poco faltó para que fuese alcanzado por las voraces llamas. Procedieron a rescatarlo y lo pusieron en zona fuera de peligro.
Los bomberos se concentraron y minutos después lograron sofocarlo. Revisaron el interior de la finca y no encontraron indicios de algún corto circuito. Entrevistaron al señor Fernando y confesó que él mismo prendió el fuego. Añadió que sufrió repentina depresión debido al fracaso conyugal.
Cuando aportaba su versión de los hechos arribó una señora, vecina del fraccionamiento López Portillo, Resultó ser la madre. Aclaró que su hijo tiene problemas mentales y hasta cierto punto, esto fue lo que provocó la ruptura de la pareja, Fernando fue abandonado.
La señora dijo además que durante algún tiempo dio alojamiento a su hijo, sin embargo, literalmente lo corrió porque el sujeto intentó incendiar la vivienda. La noche del jueves sí quemó una casa pero fue la propia; y si no lo sacan del interior hubiese sufrido horrenda y dolorosa muerte.