Practicar fotografía, alternativa para los niños autistas

La práctica de la fotografía puede ser una herramienta que los niños y jóvenes con autismo utilicen para expresarse, comunicarse con los demás y manifestar sus sentimientos, estimó la pedagoga Ilse Rosales León, quien colabora con la organización AUTAG.
“La fotografía es el lenguaje de un niño autista, a través de ella puede trasmitir a la sociedad lo que piensa y siente”, manifestó Rosales León.
Por lo que esta organización ha implementado un taller para que los niños y jóvenes practiquen técnicas fotográficas y sea de esta forma que los pacientes autistas manifiesten todo aquello que a través de palabras no pueden decir.
Asegura la pedagoga, que para los niños con autismo es muy difícil incursionar en el lenguaje, y la fotografía ayuda al paciente a desafiar estos aspectos; “en todo tipo de autismo es difícil integrar los cinco sentidos, en base a las diferencias que existen entre un persona con este problema y otra se debe armar un plan para cada uno”.
Este taller se maneja de manera muy gráfica, para que ellos puedan tener mayores avances, se manejan los conceptos generales de la fotografía, como lo son regla de tercios y composición, “no sólo es tomar fotos por tomarlas, a nuestros alumnos los preparamos como fotógrafos profesionales, adaptándoles la transmisión de teorías”, realza Rosales León.
Para esta asociación los avances más grandes que se han tenido en el tema, es ver la cara de admiración que tienen las personas luego de ser testigos de cómo un niño con esta discapacidad usa una cámara profesional, observar los resultados plasmados en imágenes, además de haber participado en un concurso nacional y ser reconocidos como el segundo lugar con material que captó una niña con síndrome de down y autismo.