Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 9-Ene.- En el aumento al precio de la gasolina y el diesel, el Gobierno de la República no tuvo margen de maniobra, aseguró el Presidente Enrique Peña.
“Los márgenes que ya tenía el Gobierno, prácticamente no tenía margen. Uno, era cancelar programas o reflejar directamente el precio de internacional de las gasolinas en el precio con las que consumimos en el País y aún así el precio de la gasolina en México sigue siendo dentro del mundo uno de los precios más baratos o más bajo”
Ante 12 representantes de los sectores empresarial, campesino y obrero, el Presidente dijo que o se optaba por liberalizar el precio se los combustibles o se recortaba el gasto social.
El aumento en el precio de la gasolina, reiteró es producto del incremento en el precio internacional del petróleo y de no ajustarse este año se hubiera generado una presión de 200 mil millones de pesos para las finanzas públicas.
Aún con el ajuste, defendió Peña, el precio de las gasolinas en México es más barata que en la mayoría de los países de Latinoamérica y el costo lo asumen en su mayor parte los que tienen mayores ingresos, pues son ellos quienes más la consumen.