El Domingo de Ramos es una jornada esperada por muchos artesanos para vender sus productos a la entrada de los templos, al tener gran aceptación los crucifijos y cálices de palma, pero principalmente los manojos de laurel con que se recuerda la entrada de Jesús a Jerusalén, laurel que en los últimos años han tenido que cambiar por otro tipo de plantas ante la prohibición de su empleo.

Las autoridades aseguran que su uso –que se hace masivamente sólo un día al año– afecta el desarrollo del árbol, por lo que evita que lo corten, pero el pasado 16 de enero se visualizó una variación con la declaración del entonces delegado de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), Vicente Díaz Núñez, de que hay un notorio avance en el proyecto de propagación, restauración y comercialización del laurel silvestre “por lo que a partir de este año podremos tener comercialización de laurel silvestre de áreas que se tienen formalmente como unidades para el manejo de la conservación y que será totalmente legal”.

Para lograr esos fines, comentó que se logró tener una unidad de manejo ambiental en coordinación con la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), con lo que se tiene en marcha la reproducción de laurel como especie en la zona, por lo que se podrá hacer la extracción de plantas de manera legal, labor que se desarrolla con comunidades integradas mayormente por mujeres.

Destacó que la planta es muy conocida por la aplicación cultural que se le da el Domingo de Ramos, pero es importante tener presente que incluye otros usos, como medicinal y culinario, al ser una especie que agrada utilizar en la cocina, por su esencia aromática.

Contrario a lo anterior, la Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proespa) anunció el pasado 18 de marzo que habrá multas millonarias por daño ecológico a quien mutile laureles y será denunciado ante la Procuraduría General de la República (PGR), por ser delito federal que se castiga con cárcel.

Para evitar la extracción del laurel silvestre, la Proespa y la Secretaría del Medio Ambiente del Estado llevarán a cabo intensos recorridos de vigilancia en la Sierra del Laurel, que es área natural protegida, cuya actividad concluirá el 9 de abril, para ello el personal a cargo de los operativos supervisará todos los caminos por los que se accede a ese lugar, especialmente el viernes y sábado previos al Domingo de Ramos, porque la planta debe estar fresca para su venta en virtud que si se hace antes se seca y no es adquirida.

La amenaza a campesinos y campesinas, que por regla general tienen un mínimo de ingresos, es que si son sorprendidos cortando el laurel la Procuraduría Federal del Ambiente (Profepa) impondrá multas que van de 3 mil 700 a 37 millones de pesos y serán aprehendidos por la PGR que los consignará por depredar los recursos naturales, cuyo castigo será hasta de tres años de cárcel.

En cambio, la misma Proespa reconoce que el Domingo de Ramos sí se vende laurel, pero este lo traen personas procedentes de Morelia, por lo que hay una abierta desventaja para los comerciantes locales que ofrecen atados de otro tipo de yerbas, consecuentemente no las compran al preferirse el producto michoacano.

Dicen que entre muchos meneadores se hace bolas el atole y son tantos los burócratas que intervienen en un solo hecho que cada quien aplica la ley a su manera, mientras tanto que Juan Pueblo siga comiendo polvo.

ASALTAN A UN JAPONÉS

De entrada no es noticia que roben a un ciudadano, sea cual fuere su nacionalidad, porque todo mundo está expuesto a sufrir ese tipo de contratiempos, pero si el perjudicado acusa a un policía de haber sido el autor del ilícito cambia diametralmente todo, ya que entonces de quién hay que cuidarse.

El afectado adelantó que este martes hará la denuncia formal ante la Dirección de Asuntos Internos de Seguridad Pública Municipal de Aguascalientes –luego de que en el C-4 hubo negativa de aceptarla el mismo día que sufrió el atraco–, al igual lo hará en la Fiscalía Estatal y solicitará la intervención del gobernador del Estado para que se le haga justicia.

En el escrito que cursó a este Diario, con fecha 19 de marzo, denunció el robo de un monedero que contenía más de seis mil pesos en billetes, por un patrullero de la policía municipal de la ciudad capital.

De los hechos narra que el domingo pasado, a las cuatro de la madrugada, una patrulla vial lo paró, cuando iba caminando, y el oficial le registró los bolsillos y aunque “tocó mi plata me dejó ir, no me pidió mis credenciales y no sé qué quería. Después de entrar a mi carro decidí descansar unas horas porque bebí algunas cervezas, y pensé que era mejor.

“Y después, sobre las 6, de repente un oficial de una patrulla de la policía municipal me tocó la ventana y me dijo que quería hacer una revisión a mi carro. El que me revisó el carro fue el oficial uniformado, copiloto de la unidad de la cual no alcancé a ver las placas.

“No me pidió mis credenciales y fue directamente al monedero que estaba sobre el asiento y billetes en efectivo. Cuando revisaba el interior del monedero, decía ‘caray’. Me dijo que abriera la cajuela y lo hice, pero ya en ese instante el uniformado estaba dentro de la patrulla y le pregunté del monedero y el efectivo que se encontraba en el asiento, pero me dijo que no había visto nada. Y se fueron. Eso pasó en la calle Guerrero muy cerca de la calle V. Carranza”.

Lo que hizo fue tratar de encontrar la unidad  “pero se esfumó”, luego encontró otra patrulla y la respuesta del patrullero fue que “había otro incidente de una patrulla municipal que robó a otra víctima cerca”. Le sugirió que fuera al C-4, pero antes de ir a ese lugar llegó a la Fiscalía General del Estado a solicitar ayuda, sin embargo la unidad de atención tempana “no me tomó nada de notas de mi denuncia y sugiriendo que fuera al C-4”, lugar en que el oficial de la ventanilla le entregó un papel que tenía que ir a la Dirección de Asuntos Internos, pero no le tomó la denuncia y al llamar al teléfono que le dieron no hubo respuesta.

Llamó al 911 y quien lo escuchó le dijo que sólo podían atender casos de urgencia “¿y este no es caso de urgencia?”, cuestionó, por lo que regresó al C-4 y pidió hablar con el comandante pero se negó a atenderlo. Por último “un oficial con un rifle se acercó y me pidió mis credenciales (por primera vez) para anotar mis datos y dijo que pondría una nota del C-4 como denuncia de robo por policía municipal. Y también me aconsejó ir a la Dirección de Investigación Interna, pero el martes porque mañana lunes era puente feriado. Le dije también que no anoté las placas, pero tenía las huellas dactilares del oficial que abrió la puerta de mi carro y me dijo que no la tocara hasta la demanda”.

El hecho de no tener a dónde acudir a presentar una denuncia ni a quien pedir ayuda es muy triste, afirmó, “esto es muy lamentable ver en Aguascalientes, a mí me encanta este estado, pero con este incidente feísimo perdí la emoción.

“Decidí escribir esta denuncia a su periódico, para que alguien me escuche y haga algo la autoridad. Y no dejar a estos delincuentes hacer sus fechorías con otras víctimas. Yo soy japonés trabajando en Aguascalientes”, y lo que pide es que además de la queja que presente ante las instancias correspondientes, se haga pública la amarga experiencia que le tocó vivir, “para alertar a la gente que visita Aguascalientes”.

De localizarse al policía que hizo la revisión y presuntamente sustrajo el dinero, sería el segundo caso en cuestión de días, ya que hoy se encuentra detenido un policía municipal culpado de haberse quedado con un maletín que contenía una suma muy importante.