Bajos salarios, de las preocupaciones más sentidas por la sociedad aguascalentense. Lorena Martínez Rodríguez, precandidata del PRI al Gobierno del Estado, reconoció que los sueldos de la clase obrera no pueden aumentar por decreto, pero sí es posible cambiar de enfoque, aumentar la competitividad y productividad a partir del desarrollo humano de los trabajadores, ya que de esta forma resultaría factible que las empresas otorguen un incremento en el ingreso de los trabajadores; asimismo, contempló la instalación de un Comité de Productividad para garantizar un reparto justo de las utilidades.

Por lo anterior, esbozó la creación de una Secretaría del Trabajo, pues el enfoque del desarrollo económico del estado debe centrarse en el desarrollo del propio trabajador, para lo cual es necesario fortalecer la estructura administrativa para que permita llevar a cabo las labores de capacitación, a fin de que los obreros puedan responder a las necesidades del empresario, y a su vez, supervisar que los empleadores cumplan con los derechos laborales de los trabajadores.

Lorena Martínez aseveró que también es apremiante aterrizar las reformas a la Ley Federal del Trabajo, las cuales en la entidad “van lentas y tenemos que empujarlas para que realmente esto se refleje en beneficios al trabajador”; al respecto, precisó que dicha reforma obliga a la instalación de un Comité de Productividad que repercute en el reparto de utilidades justas para los asalariados y hasta el momento no se ha instalado.

Subrayó que en cuestión de desarrollo económico la entidad va por el rumbo correcto, “hay una enorme generación de empleos, hay una buena inversión extranjera e inversión nacional, hay una plataforma para seguir creciendo en Aguascalientes pero tiene que ser una que nos incluya a todos”.

Por último, Lorena Martínez sostuvo que de ser electa gobernadora tendrá una relación cercana con los trabajadores y con los sindicatos, “para que podamos generar obviamente productividad a partir de la capacitación y el desarrollo humano del trabajador e implementar políticas sociales agresivas que compensen finalmente bajos salarios y que fortalezcan el ingreso de las familias”.