La determinación de los profesores de jubilarse es algo natural, y que lo hacen por decisión individual, o luego de que fue consensuado con la familia, pero siempre subsiste la pregunta de la razón que tienen para retirarse, cuando muchos de ellos tienen la energía suficiente para seguir en el trabajo.

En el curso de este mes iniciaron el trámite prejubilatorio más de 400 mentores de educación básica, que por regla general tienen la edad o los años de servicio que establece el estatuto, con lo que se abre la oportunidad para los nuevos maestros que están en la lista de espera.

Aunque es un ciclo natural, el que unos se pensionen y otros ocupen su lugar, en los últimos dos años se menciona que lo hacen para evitar la presión que ejerce la reforma educativa, sin embargo no pasa de ser un mito, puesto que siempre ha existido el alejamiento anual en mayor o menor número.

Lo que sí puede influir, y bastante, es el hecho de que a raíz de la modificación a las leyes el docente tiene que ser muy cauto a la hora de reprender a un alumno, ya que éste lo puede acusar de haber aprovechado su posición y aunque sea una mentira, la calumnia puede costarle el trabajo o que un superior ordene incluir el caso en su expediente laboral.

Es un problema que se registra en prácticamente todos los niveles educativos, aunque en mayor grado entre alumnos de secundaria y bachillerato, al grado que se ha perdido el respeto al maestro, al que se enfrentan para exigirle favores o consideraciones que no merecen y que, al negárselos, buscan la manera de desquitarse, primero con insultos, poniéndoles apodos o acusándolos y luego dañando su vehículo.

Entre los jubilados y otros que están en esa vía, se alude que un regaño a un alumno por haber faltado a varias clases o por un mal comportamiento ha generado que se les abra una investigación para conocer si hubo alguna ilegalidad de su parte, lo que no obstante de ser falso hay padres de familia que exigen su cambio de escuela y hasta la destitución.

Ese tipo de acoso provoca que se relaje la disciplina en detrimento de la enseñanza, ya que tampoco se les puede meter en cintura cuando le realizan “bullying” a un compañero, lo que se hace es enviar reportes a la dirección y llamar a los papás para informarles de lo que hace su hijo, pero no siempre surte efecto ya que en el hogar no existe corrección.

Aunque en la dirección del Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA) se diga que es “un asunto delicado, que merece atención, responsabilidad y respeto para atacarlo de fondo”, no hay el apoyo suficiente de su parte, por lo cual los jóvenes tienen la seguridad que en una imputación que presenten contra el profesor tienen mucho para ganar, porque en caso de que se compruebe que son ellos los que provocaron la dificultad, lo máximo que puede pasar es que los canalicen a la atención psicológica, pedagógica o social, pero no los expulsan, aun cuando lo que hicieron constituya una agresión.

De ninguna manera se trata de aplicar aquello de que “la letra con sangre entra”, pero tampoco se puede ser tan complaciente, por lo que en su justo medio tiene que haber disciplina y justicia, sólo así se podrá avanzar en la reforma educativa, que pese a todo lo que se diga continúa siendo un proyecto.

La parte positiva de las jubilaciones es que dejan espacios para los nuevos profesores, máxime que en Aguascalientes ha sido microscópico el crecimiento de plazas, por lo que las nuevas generaciones tienen que esperar a que les dejen los lugares.

Para enfrentar estas exigencias se prevé tener listos a los profesores que aprobaron el examen correspondiente, ocupando esas plazas de acuerdo al orden de prelación, de manera que desde el primer día estén en el salón de clases, esto en el caso de las primarias, porque en las secundarias puede haber varios días para que entre en función el nuevo docente ya que ahí son plazas por hora, semana, mes y según la materia.

TRABAJO INFANTIL

El pasado 8 de junio se celebró el Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, con el que se pretende sensibilizar a la sociedad para que evite que niños, niñas y adolescentes hagan alguna actividad en las cadenas de producción, lo mismo que en el hogar y para personas ajenas a la familia.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirma que “estos menores son particularmente vulnerables a la explotación y las historias de abusos son frecuentes”, calculando que alrededor de 168 millones de menores están en esa situación y que se da en todas las cadenas de suministro, de la agricultura a la manufactura y de los servicios de construcción, por lo que aplica el tema: “Eliminar el trabajo infantil en las cadenas de producción ¡es cosa de todos!”.

Sin embargo, en Perú se oponen los mismos niños a que les impidan trabajar. El Movimiento de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (NNATS) y el consejo consultivo de Niños, Niñas y Adolescentes (DINN) manifestaron su preocupación y rechazo al Día Mundial Contra el Trabajo Infantil, “pues ha contribuido a crear un clima de estigmatización y discriminación en nuestra condición de niños y adolescentes trabajadores”.

Un menor que lava automóviles sintetizó el sentir de todos: “Si no trabajamos simplemente no comemos, nadie consulta nuestra opinión, eso sí es discriminación”, además de rechazar que por dedicarse a trabajar dejen los estudios, puesto que el 95% de ellos asiste a la escuela.

Sobre el particular, el INEGI informó que en Aguascalientes hay 19 mil 542 menores que de manera regular desempeñan diversas actividades productivas, que uno de cada dos no estudia y más de la mitad aporta sus ingresos al gasto del hogar.

Contrario a lo que algunos suponen, de ese número sólo mil 987 están dedicados a las actividades agrícolas; 5 mil 887 al sector secundario y 8 mil 565 en el terciario, y las horas de trabajo diarias son diversas aunque una tercera parte lo hace por más de ocho horas. En cuanto a remuneración, 2 mil 682 no obtiene ni recibe ingreso ya que sus labores son parte de las labores productivas de la familia; poco más de una cuarta parte obtiene un salario mínimo, menos de la cuarta parte de uno a dos salarios y mil 584 perciben más dos salarios mínimos.

Con multas a los empleadores se ha buscado que no contraten a menores de edad y en cada Feria de San Marcos hay “barridos” continuos de dependencias gubernamentales para evitar que niños, niñas y niñas trabajen, pero sin tomar en cuenta las razones que tenga cada uno de ellos. Se dice que a su edad es para que estudien, se diviertan, hagan deporte, convivan con los demás y tantos otros consejos, pero cómo decírselo a quien no tiene quien lo mantenga, o que vive con una madre soltera, viuda o abandonada. Desde la comodidad de una oficina se pueden dictar toda clase de leyes, pero la teoría no da para comer y menos a esa edad.

SÓLO PIDE, NO EXIGE

El líder de los trabajadores automotrices, Rogelio Padilla de León reconoció que la organización sindical no ha logrado lo suficiente para mejorar los salarios, por lo que es necesario fortalecer los tabuladores. “Si una empresa genera riqueza, esa riqueza debe de ser compartida con sus empleados porque son los que sacan el trabajo, son los que aportan el soporte para que una compañía prevalezca y crezca”, señala, por lo tanto, el sindicato “siempre estará exigiendo beneficios y mejores tabuladores en función del desarrollo que se vaya presentando en una empresa”. Está bien que exponga esa necesidad, pero de poco sirve que se haga ante los medios. Es en el ámbito patronal donde hay que reclamar una respuesta concreta.