Por negligencia médica perdió una pierna, además, se niegan a cubrirle la prótesis argumentando que no se trató de un accidente, aún y cuando el señor Felipe Silva Campos acudió a atención médica debido a un golpe que sufrió durante su jornada laboral, mismo que los médicos desdeñaron y no le dieron el tratamiento adecuado, provocando la amputación del miembro.

Detalló que hace poco más de un año que le amputaron la pierna; todo empezó porque un año antes se golpeó en la tibia mientras estaba trabajando como albañil, aunque no sintió gran dolor, al mes empezó a presentarse una protuberancia del tamaño de una cabeza de alfiler.

Fue recibir atención médica ante la molestia que esta bolita le causaba, provocando fuerte dolor hasta el pie, pero le dijeron que no era nada importante, sólo una bolita de grasa; el tumor siguió creciendo paulatinamente hasta alcanzar el tamaño de un limón, tiempo durante el cual se negaron a atenderle aunque caminaba ya con dificultad.

Ante el dolor y la molestia no le quedó más remedio que atenderse por fuera, en el Hospital Hidalgo le sacaron radiografías y estudios pertinentes en los cuales detectaron que el hueso ya se había carcomido por el tumor. Le dijeron que era necesario realizarle más estudios que no pudo costear.

El doctor que la atendió reconoció que era un tumor, y le dijo que no había nada más que hacer, que amputarle la pierna.

“Me sentí desesperado, mi vida cambió; mi esposa y mi hijo dependen de mí, ahorita trabaja sólo mi mujer para sacar adelante la casa, porque mi hijo perdió la vista hace cuatro años en una operación que le hicieron; ahí en la casa yo cuido de él, no tenemos más ingresos, y yo mantenía a nuestra familia, ahora no puedo hacer nada, me canso y sentado es imposible, yo sólo sé de albañilería”, lamentó.

Ante esta situación la vida de Felipe se complicó, ya que a sus 57 años de edad es difícil conseguir un trabajo, cuanto más sin una pierna, por lo cual pide el apoyo de la sociedad para contar con su prótesis, cuyo costo es de 56 mil pesos. Los interesados en apoyar se pueden dirigir a Cáritas en Emiliano Zapata #202 Zona Centro, o al teléfono 916 19 82, o bien directamente con la familia al teléfono 449 206 21 78, o en el Luis Cabrera #333 en la colonia Insurgentes.