Los cargos de primer y segundo nivel en la administración pública deben ser ocupados por quienes, además de ser sugeridos por el mandatario respectivo y que tengan los conocimientos y la experiencia necesaria para el lugar propuesto, deben participar en un examen de oposición.

Sería la manera más transparente de los nombramientos, con lo que se acabará cualquier suspicacia de amiguismo, compadrazgo o recomendación que por tradición rodea al círculo gubernamental y por otra parte quien se ganó el sitio sabrá responder con creces.

Las reformas al Estatuto Jurídico de los Trabajadores del Estado, Municipios y Organismos Públicos Descentralizados, aprobadas por el pleno de la LXIII Legislatura el pasado uno de junio, fue con la finalidad de repartir los puestos a partes iguales, entre hombres y mujeres, lo que significa un paso más en la equidad del sector público.

En el dictamen no se contempla un concurso para designar a los que tengan las mejores hojas de vida, por lo que se mantiene el viejo esquema de que sea el jefe en turno quien los designe y en los casos que tenga que ser autorizado por el pleno legislativo se haga entre una relación de tres o cinco nombres que reciben, lo que de ninguna manera significa que sean los mejores. Tal vez sus conocimientos y experiencia sea parte de sus atributos, pero afuera puede haber otros con mejores cartas que al no estar en la cercanía del poder están impedidos.

Una regla no escrita establece que el Ejecutivo se rodee de funcionarios de su mayor confianza, lo que es fácilmente comprobable con los que dominan secretarías y direcciones generales. Son personas que han estado en torno suyo, por lo que en recompensa se les incorpora al servicio público, aunque con el paso del tiempo se van quedando a la vera del camino aquellos que no cubrían el perfil pero que al menos se les permitió gozar de las delicias que ofrece el mando.

En la propuesta se incluyó que en lo sucesivo “no serán mayores los sueldos para el sexo masculino”, por lo que las mujeres tendrán el mismo trato en la nómina, postura que sale sobrando a partir que desde hace años existe un tabulador de salarios el cual no especifica sexos, sino plazas y se aplica no sólo en los máximos niveles sino en toda la burocracia, sólo que en los espacios menores se califica por categorías. Los 27 miembros del Parlamento reciben la misma “dieta”, trátese de diputados o diputadas, y tienen iguales beneficios en otros órdenes, por lo que sería exagerado que se introdujera un párrafo en que se diga que no habrá discriminación en la paga.

Lo que nuevamente se les “olvidó” fue incluir en el Estatuto Jurídico mejores condiciones de jubilación y pensión para el personal de base, tanto del gobierno del estado como de los municipios y organismos públicos descentralizados, que reciben una miseria en el retiro. Como se ha comentado en otras ocasiones, los trabajadores cobran un salario sumamente bajo y que se compensa con diversos estímulos económicos, que sin duda son de gran ayuda, pero esto protege mientras están en servicio, porque para efectos de la pensión o la jubilación sólo se toma en cuenta el salario base, por lo que hay quienes reciben entre el 50% y 60% menos de lo que obtenían, que se convierte en un verdadero calvario ya que de pronto tienen que reducir sus gastos, justo en el otoño o invierno de su vida cuando más se necesita de apoyo.

Es una cuestión que han planteado en las últimas legislaturas, pero como que se dice popularmente los diputados “batean” las demandas, en una clara demostración de que son aves de paso, que sólo les importa el tiempo de su encomienda y no las complicaciones morales, familiares y económicas que resiente el personal que les sirvió.

Evidentemente es de las asignaturas que están pendientes en el Congreso del Estado y que ojalá algún día se haga justicia para más de 10 mil empleados estatales y municipales.

EN LA TABLA

Una escena clásica en las películas de piratas es cuando el capitán del barco ordena caminar por el madero al indigno para que caiga al mar, segundos que seguramente le permitirán preguntarse qué lo llevó a esta situación.

Pues en lo anterior hay una analogía con los consejeros electorales estatales, que después de unos comicios pueden ser destituidos y hasta consignados, tengan o no culpa, ya que se les puede utilizar como moneda de cambio para calmar las aguas cuando las condiciones estén calientes y los perdedores exigen que alguien pague por su ineptitud.

Cada uno de los consejeros saben cómo entran, pero no cómo van a salir, lo que incluye que aún cuando cumplan el período para que el fueron electos pueden llevar sambenitos por largo tiempo que les perjudique en su vida privada y profesional.

Aguascalientes elegirá el año próximo diputados locales, lo que estará bajo la férula del “Instituto Estatal Electoral” (IEE), mientras que el Instituto Nacional Electoral (INE) se encargará de la elección de diputados federales, senadores y Presidente de la República.

Hasta ahora no se ha señalado que el INE se responsabilizará de los cuatro procesos, que sería lo más práctico, pero en caso de que el IEE lleve a cabo el desarrollo local se mantendrá la vigilancia del INE, que ya adelanta que en base al análisis que haga sobre lo vivido el pasado 4 de junio en el Estado de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz, podrá tomar decisiones que le permita atender con éxito las 30 elecciones estatales que habrá en 2018, más las legislativas y presidenciales.

En las que tuvieron lugar recientemente y el año pasado hay una coincidencia: la mayoría de los candidatos y partidos derrotados rechazaron la información del Programa de Resultados Preliminares Electorales (PREP), aduciendo que no era confiable y achacando a los funcionarios electorales de manipular los datos, pese a que sus representantes de casilla recibieron una copia del cómputo. Más tarde, en el recuento distrital y municipal imputaron fallas, por lo que desconocieron el resultado final y en varios casos recurrieron a los tribunales, siempre dejando estropeados a los consejeros estatales, municipales y distritales

Lo que se registra en Edomex y Coahuila es una muestra de lo que puede vivirse el año próximo aquí, por lo que llegado el momento el INE podría hacer uso de sus facultades para atraer el control parcial o absoluto de la elección, que sería abrir el coliseo para que los leones se alimenten.

Los consejeros saben que la famosa tablita puede ser el punto final de su paso por el IEE, por lo que tienen que estar preparados para lo que pueda suceder.

EL MISMO HILO

La intervención de la policía municipal de Aguascalientes en los hechos ocurridos el viernes 9 de junio con normalistas de Michoacán, “fue fundamental para mantener el orden público en la capital”, declaró el titular de la corporación Héctor Benítez y que se hizo para detener “la escalada de violencia que ponía en riesgo la integridad no sólo de los normalistas, sino de la población en general”. La postura del mando policíaco no concuerda con los criterios de la Fiscalía Estatal, la Comisión de Asuntos Internos y la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), que tienen bajo investigación a 87 elementos. La defensa y justificación oficial es la misma que esgrimió Manuel Cortina Reynoso, que fuera secretario del Ayuntamiento en la pasada administración, cuando un policía asesinó con una “llave china” a un presunto delincuente, al afirmar que se actuó porque esa persona ponía en riesgo la vida de quienes transitaban por el segundo anillo, a la altura del Teatro Aguascalientes. Como entonces, lo más seguro es que ahora se le de “carpetazo” al asunto y todo quede en un episodio más.