Ya le fue girada una orden de aprehensión a un sujeto apodado “El Chicago”, que en marzo del 2016 ejecutó de un balazo a un joven que se dedicaba a cuidar una casa donde se llevaba a cabo la venta de drogas.
El sospechoso confesó su participación en los hechos, aunque agregó que se equivocó, pues era otra la persona a la que tenía que haber ejecutado.
Una vez que la Fiscalía General del Estado consignó el expediente penal, el titular del Juzgado Quinto Penal giró la orden de aprehensión en contra de Luis Enrique “N” “N”, alias “El Chicago”, de 23 años, por el delito de homicidio doloso calificado con las agravantes de ventaja y alevosía.
Cabe destacar, que la orden de aprehensión le fue cumplimentada a Luis Enrique “N” “N”, alias “El Chicago” en reclusión, pues desde el mes de abril del 2016 se encuentra detenido en el Cereso para Varones “Aguascalientes”, donde se le sigue un proceso penal por el delito de contra la salud y un proceso federal por portación de arma de fuego.
Cabe destacar que durante la madrugada del día 31 de marzo, fue ejecutado de un balazo el joven Luis Humberto “N” “N”, alias “El Loquillo”, de 18 años.
Su cadáver fue encontrado en el interior de una casa ubicada en la colonia Insurgentes, la cual era señalada como “picadero”, ya que en ese lugar se realizaba la venta y distribución de drogas.
Fue en el mes de abril y durante los trabajos de investigación que realizaban agentes del Grupo Homicidios de la PME, quienes al circular por la calle Lucio Blanco y esquina con la avenida Convención Huertas de la colonia Insurgentes, detectaron que un sujeto caminaba por la banqueta.
Esta persona figuraba entre los sospechosos de haber asesinado a Luis Humberto “N” “N”, por lo que decidieron detenerlo para investigación.
Sin embargo, cuando Luis Enrique “N” “N” se dio cuenta de que era seguido por unas camionetas de la FGE, de inmediato trató de escapar corriendo.
Durante su intento de fuga, sacó de entre sus ropas una pistola tipo escuadra e hizo tres disparos contra los policías ministeriales quienes resultaron ilesos.
Debido a que Luis Enrique “N” “N” se encontraba completamente drogado, al intentar brincarse a una vivienda, perdió el equilibrio y sufrió una aparatosa caída, por lo que resultó lesionado. En ese momento, los policías ministeriales lo neutralizaron y le aseguraron la pistola escuadra calibre .25 con cargador y tres cartuchos útiles.
Al ser sometido a una revisión de rutina, le aseguraron varias dosis de metanfetamina y/o droga sintética conocida como “cristal”.
Durante las investigaciones realizadas por los agentes del Grupo Homicidios de la PME, Luis Enrique “N” “N”, alias “El Chicago”, confesó trabajar para un grupo delictivo y que recibió instrucciones para ejecutar a un distribuidor de drogas por “chapulín”, ya que se había pasado a otra organización criminal.
Dijo que sabía que su víctima tenía un “picadero” ubicado en la calle Altagracia Mercado No. 103 de la colonia Insurgentes.
Por tal motivo se dirigió a ese lugar el 31 de marzo del 2016, aproximadamente a las 03:30 de la madrugada. Señaló que se hizo pasar como un vicioso que iba a comprar droga.
Y una vez que tocó la puerta, observó a través del vidrio de la ventana la sombra de una persona que se disponía a abrirle.
Fue en ese momento, que a través del vidrio de la ventana disparó en dos ocasiones con la pistola calibre 25 y al ver que su víctima caía al suelo herido, de inmediato se dio a la fuga.
Dijo finalmente, que horas después se enteró que había ejecutado a “El Loquillo” en lugar del narcomenudista a quien tenía la orden de matar.
Agregó que sabía que Luis Humberto “N” “N”, se encargaba únicamente de cuidar la casa donde se distribuía la droga.