En el estado, representan el 30% Con ello ponen en riesgo su vida y la del producto.

Los jóvenes saben que tiene capacidad reproductiva, pero no saben como usarla, están totalmente desinformados y es por ello que terminan embarazándose a temprana edad.

Los padres de familia tienen la responsabilidad de proporcionar información eficaz a sus hijos, en el momento en que ellos empiezan a tener la capacidad de reproducirse, es por ello que los padres también deben de informarse con un profesional y no dar datos distorsionados, que en lugar que ayudar perjudique al adolescente.

La jefa del Departamento de Salud Reproductiva, del ISSEA, Dra. Lourdes Martínez Staines informó que se cuenta con módulos de educación sexual para adolescentes, a fin de prevenir los embarazos no planeados en menores de 19 años, dándoles una atención integral sin costo, asesoría de metodología anticonceptiva en caso de que tengan una vida sexual activa.

Pocos son los adolescentes que se acercan de forma voluntaria y previamente antes de un embarazo a recibir educación sexual, por lo que la estrategia es hacer el primer contacto en el hospital cuando van a tener a su bebe.

Con el apoyo de doctores, enfermeras, trabajadores sociales y psicólogos, se aborda a la adolescente y se le imparte una asesora multidisciplinaria, para descubrir por qué motivo se niegan a usar un método anticonceptivo, lo que ayuda a tomar estrategias y poder apoyarlas con una mejor decisión respecto a su vida sexual.

La funcionaria invitó a población a acercarse a las unidades de salud del ISSEA, para obtener asesora objetiva sobre educación sexual y saber cómo transmitirla a los miembros de la familia.