Graciela Lozano

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente y el Año Internacional de las Legumbres, se llevó a cabo la clausura del XVII Congreso Infantil sobre Medio Ambiente, organizado por el Centro Ecológico Los Cuartos.
En la ceremonia destacó la presencia de la presidenta honoraria, Sra. Miriam Cruz Vda. de Barberena; Lic. Martín Barberena Cruz, presidente ejecutivo de la Fundación; Lic. Lety Cazzoli de Barberena, consejera de la Fundación; la Sra. Liliana Coronado de Arámbula, presidenta del DIF Municipal de Jesús María, Ags., así como el Prof. Tomás López García, representante del Instituto de Educación de Aguascalientes.
Como invitados de honor estuvieron presentes los directivos, docentes y alumnos de distintas instituciones educativas.
Desde hace 26 años, la Fundación “Miguel Ángel Barberena Vega”, a través del “Centro Ecológico Los Cuartos”, ha trabajado para que más niños y jóvenes se eduquen en materia ambiental y sean agentes de cambio por un mundo mejor.
Año con año, el Congreso Infantil Sobre Medio Ambiente reúne a los mejores ponentes, para transmitir a los niños y niñas, conocimientos y herramientas para mejorar su entorno.
En esta ocasión y a lo largo de tres días de arduo trabajo, los niños y las niñas, siendo embajadores, analizaron, platicaron, descubrieron, aprendieron y propusieron en torno a temas importantes para el planeta.
Los niños embajadores, Juan Carlos Pérez González y Valeria Bonilla Esparza, tuvieron a su cargo la presentación de conclusiones, manifestando estar conscientes de la realidad que se vive en el entorno, por lo que se mostraron en contra de la manera en que cada día se consumen inconscientemente los recursos naturales y con ello la calidad de vida. “Estamos en desacuerdo con la manera en que nuestros líderes políticos comprometen nuestro futuro a favor de los intereses de unos pocos, a ellos les decimos ¡No nos roben nuestros sueños!”, expresaron.

Propuestas que transforman el mundo
Los niños y jóvenes participantes puntualizaron las conclusiones y compromisos que permitirán rescatar el mundo en el que viven.

  • Participar activamente con las organizaciones dedicadas al tema del rescate y promoción de la vida salvaje.
  • Llegar a acuerdos en familia, comprometidos a no comprar plantas que no sean de la región, animales silvestres, ni artículos elaborados con partes de éstos.
  • Investigar sobre aquellas plantas y animales de la región y hacer uso de las redes sociales para transmitir información sobre la biodiversidad.
  • Consumir energía responsablemente, adentrarse en el mundo de la energía renovable y no renovable.
  • Preferir el consumo de productos locales.
  • Poner en práctica las recetas elaboradas con legumbres.
  • Convertirse en agricultores urbanos.
  • Crear espacios donde los alimentos no consumidos sean puestos a disposición de las personas o instituciones que los necesiten.
  • Ayudar a los productores locales comprando en pequeños comercios.
  • Crear huertos comunitarios.
  • Rescatar las mejores cualidades de la sociedad, transformando sociedades conflictivas en comunidades armónicas, pacíficas y sustentables.
Compartir
Artículo anteriorFestejo de amor
Artículo siguienteSevero Meza, al Necaxa