MIAMI, E.U.- Ejercitar la mente y el espíritu, tanto o más que el cuerpo, le ha redituado a Enrique Iglesias bienestar personal y profesional.
Y ésto lo logra rodeándose de gente y cosas positivas, y valorando lo que ha logrado en la vida.
“Más que el amor, el espíritu es lo que siempre me ha mantenido firme. Creo que ejercitar el espíritu es una tarea obligatoria para mí. Me da mucha paz y serenidad, lo cual es muy difícil en una carrera como ésta, en donde todo va tan de prisa que a veces no sabes si es de noche o de día, o qué mes es.
“Soy una persona que admite que le digan que no está haciendo bien las cosas, y que estoy caminando al precipicio. Si me equivoco y tengo errores, eso me hace crecer y no me quedo ahí, sigo adelante. Prefiero reparar en lo bueno y no en lo malo que me pasa. Tengo amigos, familia, gente que me quiere, que es la que me jala y me hace poner todo en perspectiva. Eso me da estabilidad”, contó ayer, en entrevista exclusiva, el español de 41 años.
Agregó que hay personas que, cuando tiene éxito, se aparecen en su vida, pero en medio de un fracaso, ni caso le hacen.
“En mis llamadas telefónicas lo detecto. Si estoy teniendo un éxito, me marcan; si saben que me va bien, ahí están. Y si tengo un fracaso o lo paso mal, ni se aparecen”.
En una suite del Edition Hotel de Miami, el intérprete de “Duele el Corazón” reconoció que no hace tanto deporte como quisiera, pero que eso no le impide estar sano en todos los aspectos y ser consciente de su realidad. (Juan Carlos García/Agencia Reforma)