MONTERREY, NL 21-May .- Un polémico penal, marcado a unos minutos del final, dejó al América fuera de la Final del Clausura 2016.

Michael Arroyo le devolvió dos veces la vida a las Águilas, pero el gozo se fue al pozo en un abrir y cerrar de ojos, pues a unos minutos de que terminara el encuentro, Roberto García Orozco marcó la pena máxima por una aparente mano de Miguel Samudio y el encuentro terminó 4.-2 a favor de Rayados (4-3 global).

De nada sirvieron los reclamos, de un Paolo Goltz que comenzó a brincar y a proferir insultos, preso de la ira, Samudio quiso llorar, se arrodilló dentro de la portería de Hugo González y se llevó la mano en repetidas ocasiones al hombro derecho, señalando que la pelota le había pegado en esa zona del cuerpo.

El cancerbero azulcrema también fue presa de la desolación, por varios segundos se mantuvo en cuclillas, a la espera del penal que cobró de manera magistral Edwin Cardona para darle el pase a la Final al Monterrey.

A Goltz le dispararon la roja en automático y Osvaldo Martínez, el hombre que había sido un ejemplo a seguir en el tema disciplinario en todo el torneo, también se fue a las regaderas. El cuadro azulcrema se quedó con nueve hombres, tal y como les ocurrió en la Semifinal pasada, todos perdieron la cabeza.

Esta vez los pupilos de Antonio Mohamed demostraron por qué fueron la mejor ofensiva del torneo, ahora sí hubo goles, los necesitaban y no se guardaron nada.

Edwin Cardona marcó el primero al minuto 27, le siguió Rogelio Funes Mori al 48′, con una anotación que puso a las Águilas contra la pared.

Hugo González no pudo hacer nada para detener los disparos bien colocados, aunque frenó otros intentos de Funes Mori y Dorlan Pabón.

Nacho Ambriz no dudó en sacar al talismán desde la banca, Michael Arroyo, quien lo guió al título de la Concachampions y los puso momentáneamente en la Final en dos ocasiones, primero al 64′ con un tiro libre que significó el empate global 2-2 y luego al 81′, cuando nuevamente anotó para otra vez igualar en el acumulado, ya que Carlos Sánchez había incrementado el marcador al 70′.

El penal llegó en los minutos donde más daño le hizo al América, que esta vez vio como se apagaron sus sueños de festejar un título en el año de su centenario, y poniendo el exceso de presión sobre el técnico Ambriz, cuya continuidad se definirá en los próximos días, pues prometió el título y se quedó con las manos vacías.