Catorce fincas en el centro histórico son vulnerables a verse afectadas por las lluvias debido a su mal estado de conservación, informó el delegado federal del Instituto Nacional de Antropología e Historia Centro, Héctor Castanedo Quirarte, de acuerdo al último programa de inspección de monumentos históricos realizado en la ciudad de Aguascalientes.

El funcionario enfatizó que la actualización del catálogo de monumentos históricos tendrá un importante papel en la conservación de las fincas en temporada de lluvias, ya que las 14 detectadas como más afectadas se han localizado gracias a las inspecciones periódicas de los arquitectos de la Sección de Monumentos Históricos.

“Con la ayuda de un catálogo actualizado será posible una mejor precisión en lo referente a las fincas que son focos rojos en temporada de lluvias y con ello se podrán tomar las medidas necesarias no sólo para evitar su colapso, sino para procurar los medios necesarios para su rehabilitación como podría ser la asesoría técnica a los dueños de las fincas para su restauración o la búsqueda de programas gubernamentales para la rehabilitación de estos inmuebles” enfatizó

Aunque todo monumento histórico, por su antigüedad y tipo de construcción tiene riesgo de verse afectado por las lluvias, existen más de 450 inmuebles con nomenclatura de patrimonio histórico en la zona, de los cuales, aproximadamente el 11% que aglutina a 52 edificios, presentan deterioros importantes en sus sistemas constructivos y acabados, y sólo el 3% que aglutina estos 14 inmuebles presentan algún riesgo de importancia, enfatizó.

Castanedo Quirarte indicó que el INAH ofrece recomendaciones a los propietarios sobre las medidas de cuidado preventivo para el buen estado de las finca, también ha implementado la revisión del catálogo de monumentos históricos, sin embargo, este documento fue elaborado hace ya varios años, razón por la cual es imperante hacer una revisión del mismo con el fin de actualizar los datos de los inmuebles inscritos, dar de baja aquellos inmuebles que ya han desaparecido, debido a que fueron destruidos o colapsaron, e inscribir aquellos que en su momento no fueron contemplados.

Para esta revisión, el instituto ha implementado algunos cursos de capacitación para los arquitectos encargados de hacer dicho trabajo así como la habilitación de una plataforma digital en la que con la colaboración de las diferentes áreas del INAH, se llevará a cabo un trabajo interdisciplinario y transversal que no sólo mejore el catálogo, sino que permita hacer de él un instrumento práctico para ayudar a la conservación del centro histórico y de aquellas fincas patrimonio de los mexicanos, detalló.