Mortandad de ganado de engorda por ingesta de pollinaza presumiblemente contaminada con toxinas botulínicas ya supera los mil ejemplares, y podría rebasar las 2 mil cabezas de ganado en los próximos 20 días en la zona de afectación del municipio de Calvillo.

El CEO de Carnes Emporio, Luis Enrique González Guzmán, quien vio afectado su patrimonio en más de 15 millones de pesos, estimó que la afectación económica entre pequeñas y medianas granjas de Calvillo ya alcanza los 50 millones de pesos.

Por separado, el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroempresarial, Pilar Moreno Montoya, informó que aún no se tienen los resultados oficiales de las autoridades sanitarias para la comprobación de que los animales fueron afectados por botulismo, aunque advirtió que la movilización de estos animales muertos no debe efectuarse.

Señaló que sostuvo un encuentro con los productores afectados en el municipio de Calvillo, donde se planteó la necesidad de efectuar un inventario de reses caídas y productores afectados para establecer estrategias efectivas, además de analizar la posibilidad de que la delegación federal de la Sagarpa active el seguro catastrófico para ganado, con la finalidad de resarcir estas pérdidas.

“No vamos a dejar solos a los productores, pero en esto ¿Habrá responsabilidad? Seguramente sí, porque efectivamente cuando sale la pollinaza de la granja que dice que es para usarse en equis actividades productivas, no vayamos a caer, como creo que se está haciendo, que la pollinaza está ubicada en lugares donde dice venta de forrajes porque ahí sí habría un delito”.

A su vez, Luis Enrique González Guzmán exhortó a los productores de la región a tomar medidas oportunas de detección, y dar el manejo adecuado al ganado caído mediante el entierro o al menos la colocación de cal para evitar infecciones.

Señaló que hasta el momento la situación en su granja ha logrado controlarse al no tenerse más muertes, pero enfatizó que la situación en el municipio de Calvillo apenas empieza a registrarse, porque la incubación tiene un lapso de varias semanas, en el que los animales se aíslan o desorientan, hasta que finalmente pierden la fuerza, y mueren.