El delegado de la Sagarpa, Ernesto de Lucas Palacios, advirtió que la posible indemnización a los afectados por la mortandad de reses de engorda en la región de Calvillo, podría cubrir entre el 80 y 90% de las pérdidas, en el caso de productores sociales.

Enfatizó que como cualquier seguro, los montos no pueden recuperarse por completo, pero se pretende realizar una sinergia de apoyos y financiamientos para disminuir el impacto económico en la medida de lo posible para cada uno de los afectados.

Al cierre de este jueves, las autoridades del sector reconocieron la muerte de más de 1,230 ejemplares en diversas comunidades del municipio de Calvillo, además de las 700 cabezas de ganado caídas en el rancho Emporio, al poniente de la capital del estado.

El funcionario informó que el seguro catastrófico adquirido a nivel estatal no cubre contingencias por ingesta de pollinaza en bovinos, ya que no es reconocida como una buena práctica, pero la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas en vinculación con la Unión Ganadera Regional de Aguascalientes, activará un seguro especial ante las circunstancias registradas.

De Lucas Palacios señaló que debe hacerse una diferenciación entre cada tipo de productor y los animales que poseía, ya que el monto de la póliza varía de acuerdo con la edad, sexo, y características de los animales, cuyos montos pueden estimarse desde los 6 mil hasta los 25 mil pesos, previa verificación del deceso.

Enfatizó que desde los primeros reportes de mortandad se ha dado seguimiento al registro de los fallecimientos, con médicos veterinarios certificados, aunque señaló que la aseguradora procederá a la dictaminación de pagos hasta que el padecimiento haya cesado, sin registrarse más muertes.

No obstante, puntualizó que el tratamiento con el Rancho el Emporio resulta diferente, porque se trata de una empresa plenamente instalada, que debe contar con los mecanismos de aseguramiento contra este tipo de riesgos.

El delegado de Sagarpa expuso que los productores tendrán el apoyo de las autoridades, independientemente de los procedimientos jurídicos para deslindar probables responsabilidades, en caso de que hubiera irregularidades.

Refirió que el manejo de pollinaza a nivel local supera las 2 mil toneladas, de las cuales 60 aparentemente habrían sido contaminadas, lo que pone de manifiesto que la situación está controlada, y en todo caso debe verificarse que se haya cumplido la normatividad de manejo de esta sustancia por parte de los veterinarios responsables de solicitar la movilización de este material para diferentes usos.