Aunque Porsche redujo los cilindros en el 718 Boxster S, mantuvo la dinámica.

Una tendencia dentro de la industria automotriz corresponde al denominado “downzising”, que en pocas palabras se trata de reducir el tamaño del motor para disminuir el consumo de combustible.

En vehículos enfocados a satisfacer volúmenes de mercado, la propuesta es muy atractiva, sin embargo, en modelos como el 718 Boxter S, los resultados pueden no convencer a todos.

Fiel a su esencia, mantiene la configuración de motor central trasero, que ahora posee cuatro cilindros e integra un turbocompresor para ser más eficiente.

Durante la prueba de manejo, llevarlo a carretera fue una experiencia muy agradable, con un desempeño atractivo y dinámica en curvas digna de su linaje.

Como buen descapotable, buscamos sentir el sol y el aire, fue en ese momento donde llegó un desencanto.

El sonido del motor no es lo esperado, por más que se buscó llevar a buen ritmo el vehículo, y con una excelente respuesta, simplemente el sonido no fue acorde al tipo de vehículo, y más porque se trata de un Porsche.

Sin embargo, el trabajo de la transmisión doble clutch así como la suspensión, mantuvieron la potencia de 350 caballos e hicieron olvidar la falta de un sonido más robusto.

Al interior, conserva el diseño característico de la firma alemana, además de la comodidad y atmósfera de lujo.

El diseño exterior es potencializado por la capota de lona, de fácil apertura y cierre, únicamente es necesario presionar un botón para que la magia suceda, elemento que atrae miradas.

Sin duda Porsche ha realizado un trabajo espectacular para adecuarse a las nuevas tendencias de consumo, con un diseño muy atractivo, sin embargo, el 718 Boxster S ocasionó un sentimiento encontrado, entre la razón y el gusto por el sonido de un deportivo.

Porsche 718 Boxster S
Motor 4 cilindros bóxer turbo 2.5 L
350 caballos de potencia
Transmisión PDK de doble clutch de 7 velocidades
Aceleración 0 a 100 km/h en 4.6 segundos
Velocidad máxima 285 km/h
1,190,500 pesos