Las haciendas del estado guardan una riqueza histórica y patrimonial que ha sido poco explotada, y podría ser atractivo de un mayor turismo, sin embargo, es importante que tanto el Gobierno como la sociedad se involucren en su rescate y preservación, destacó el integrante de la Fundación Amigos de la Historia, José Alberto Campos.
“Las haciendas no nada más son obligación del Gobierno, sino también debería ser obligación de los dueños, y muchas de las veces prefieren que se destruyan para sacarle algún provecho particular y evitar así estarle invirtiendo dinero para su preservación; es cuestión de cultura. Se tienen detectadas aproximadamente como 82, un 30% están en muy buenas condiciones, otro tanto en regulares condiciones, pero la mayoría, un 40% al menos, están en muy malas condiciones, a punto de ser destruidas, éstas están ubicadas principalmente en los municipios, donde la mayoría no tiene la posibilidad de verlas, por eso nos pasan desapercibidas a la mayoría de los aguascalentenses”, lamentó.
El activista destacó que hay haciendas del siglo XVII, XVIII, XIX, y de principios del siglo XX, del periodo porfirista, por lo cual valdría la pena que autoridades y sociedad en común hiciéramos algo para procurar rescatarlas, ya que se pueden generar condiciones para hacer algo turístico y promover Aguascalientes como un aspecto diferente.
“Tenemos verdaderas haciendas a la altura de las de Querétaro, y que lamentablemente no se da la difusión y la gente no las conoce en su totalidad y por eso nos da igual si se destruyen o no. De las que están en buenas condiciones son Cieneguilla, San Blas, El Saucillo, Hacienda de Ojocaliente, pero hay otras como Mesillas, La Labor, Mirandillas, que están en muy malas condiciones”, señaló.
Apuntó que el INAH no tiene la capacidad suficiente para rescatar este tipo de espacios, porque no se le da el apoyo desde México; nada más cuentan con dos arquitectos, dos arqueólogos, tres administrativos, una secretaria, por lo que es imposible el trabajo que pueden realizar para la preservación del patrimonio.
“Ahí es donde entramos para coadyuvar con estas instituciones a defender el patrimonio histórico. La fundación uno de sus objetivos es la búsqueda de la preservación del patrimonio histórico de Aguascalientes en sus diferentes facetas, no nada más las haciendas, sino casas antiguas, y todo aquello que tiene un valor histórico para Aguascalientes”, indicó.