Jorge Escalante
Agencia Reforma

GUANAJUATO, Guanajuato 27-Oct .- A tres semanas de haber arribado a la entidad para reforzar el combate al robo del tren y ordeñas de ductos de Pemex, elementos del Ejército enfrentaron ayer una protesta en la comunidad Santa Rosa de Lima, perteneciente al municipio de Villagrán.
Los inconformes, que utilizaron a estudiantes de primaria y secundaria, demandaron el retiro de retenes militares en la zona sur, donde se realizan inspecciones a vehículos y personas.
Más de un millar de soldados llegaron al estado hace tres semanas a solicitud del Gobernador Miguel Márquez Márquez, para intensificar el combate a delitos del orden federal.
Villagrán es uno de los municipios donde el robo de hidrocarburo a Pemex y el saqueo a furgones del tren han aumentado en el presente año.
De acuerdo a la Procuraduría General de Justicia del Estado, con la presencia de las fuerzas federales, el atraco al tren se redujo en más del 80 por ciento en la entidad estas últimas semanas.
Las fuerzas se han concentrado en municipios como Celaya, Villagrán, Salamanca, Irapuato y León para tener presencia en el corredor industrial.
Sin embargo, los habitantes de Villagrán, que desde el miércoles pasado protestan, afirmaron que la presencia militar provoca temor por los constantes operativos e inspecciones.
“Ya no los queremos, largo”, “Alto al maltrato a nuestras gentes”, “Abuso de autoridad”, “Los niños le temen a los soldados”, se leyeron en algunas pancartas desplegadas durante la protesta frente a soldados.
Ante la protesta, los soldados desplegados en la región solamente observaron.