Por Octavio Díaz García de León

Uno de los grandes retos que tendrá el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) es el contar con una Plataforma Digital Nacional (PDN). Esta plataforma deberá ser multifuncional para atender diversos aspectos que inciden en el combate a la corrupción. Es importante que, más que una mala amalgama de sistemas y bases de datos, exista un diseño integral y estratégico que la convierta en una herramienta clave para el SNA. En ese sentido habrá que estudiar las experiencias de sistemas similares como los que existen para seguridad pública con el fin de evitar caer en sus limitaciones y tomar nota de sus fortalezas.

Inicialmente la Plataforma utilizará los sistemas con que ya cuenta la Secretaría de la Función Pública (SFP), tales como el sistema de evolución patrimonial, CompraNet, el sistema de servidores públicos que intervienen en contrataciones públicas, DeclaraNet, el RUSP, etc. Hacia adelante será necesario identificarlas necesidades que la PDN deberá atender y cuyo diseño deberá tomar en cuenta.

Vislumbro que la PDN podría tener por lo menos cuatro vertientes de utilización:

  1. Operativa. Por ejemplo, en materia de contrataciones públicas, facilitar a compradores gubernamentales y proveedores privados la contratación de bienes, servicios y obra pública; o bien, facilitar a los servidores públicos el cumplimiento de sus obligaciones de declaración de situación patrimonial como lo han venido haciendo a través de los sistemas de la SFP.
  2. Transparencia. Por ejemplo, darle transparencia a los procesos gubernamentales que sean susceptibles de tener riesgos de corrupción. Entre ellos, los procesos de contrataciones públicas de bienes, servicios y obra pública; o bien, dar a conocer aquella información de los servidores públicos que por Ley deba publicarse o que el propio servidor público decida revelar.
  3. Medición de la corrupción. La PDN también deberá poder ser utilizada para medir a la corrupción en base a la información de que disponga, utilizándola como insumo para calcular los indicadores de medición de la corrupción que determine el Comité Coordinador del SNA y de esta forma monitorear los avances en materia de combate a la corrupción.
  4. Inteligencia contra la corrupción. Las bases de datos que se integren a la PDN deberán permitir la obtención de información relevante para realizar tareas de inteligencia. No sólo disponer de bases de datos que contengan información confiable y que sean accesibles, sino utilizar herramientas de análisis avanzado que permitan explotar esta información.

Sobre esta última vertiente, es de destacar que tanto el combate a la corrupción, como la persecución de otro tipo de delitos, requiere avanzados sistemas de inteligencia y la PDN deberá de contemplar esta funcionalidad.

Una de las lecciones a tomar en cuenta para la Plataforma Digital Nacional es la experiencia en el ámbito de seguridad pública. Por ejemplo, Plataforma México es un sistema informático y de comunicaciones que ha permitido compartir información entre las diferentes corporaciones de seguridad a nivel nacional. Desafortunadamente, hoy está en peligro de desaparecer por falta de presupuesto pues el mismo se redujo de más de 1,000 millones de pesos que requiere para operar, a cerca de 150 millones este año. Sería conveniente que la plataforma digital del SNA no esté expuesta a estos vaivenes presupuestales y esté blindada para operar en el largo plazo. Asimismo, Plataforma México es una gran herramienta de consulta, pero no se le ha explotado en todo su potencial. Su uso se limita más al ámbito táctico-operativo y no tanto a funciones de inteligencia estratégica; opera más bien como un sistema de carga de información y consulta de la misma. La PDN deberá utilizarse no sólo para consultar información, sino utilizar programas de análisis de escenarios y minería de datos para generar inteligencia de carácter estratégico. También se ha invertido muchos recursos en la construcción de centros de fusión de inteligencia que de igual forma resultan muy útiles para propósitos táctico-operativos. En este caso, sería conveniente que la PDN utilice la información allí disponible, así como comparta la que disponga y el personal del SNA participe en estos centros.

Además de las lecciones que se puedan extraer de lo que ha sucedido con las plataformas informáticas que se usan en seguridad pública, resulta indispensable que esos sistemas se conecten con la PDN y exista interoperabilidad entre ellos. Adicionalmente, la PDN deberá interconectarse con otras bases de datos y sistemas relevantes al combate a la corrupción como los de la Unidad de Inteligencia Financiera, el INEGI, los registros civiles, los registros públicos de la propiedad y el comercio, bases de datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, etc. También deberá explotar información de las redes sociales y otras fuentes de información abierta que hoy en día son muy abundantes.

Los retos que enfrenta el SNA son inmensos y toman tiempo. Pero las instituciones de excelencia se deben construir con cuidado. Una de las columnas del SNA será sin duda el sistema de inteligencia que permita detectar actos de corrupción. Para ello, la Plataforma Digital Nacional jugará una parte relevante en el ciclo de inteligencia de las instituciones que combatan a la corrupción. Convendría que la construcción de la Plataforma no tenga ambiciones faraónicas para no caer en la tentación de crear un elefante blanco. Para ello se va a requerir un gran estratega informático, sin aspiraciones de fama y grandeza, dentro del Secretariado Ejecutivo del SNA.

http://octaviodiazgl.blogspot.mx/   http://heraldo.mx/tag/todo-terreno/

Correo: odiazgl@gmail.com   @octaviodiazg