Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 22-Abr .- La iniciativa del Ejecutivo sobre drogas despenaliza totalmente, por primera vez, la posesión de todo tipo de narcóticos para consumo personal.
El artículo 478 vigente de Ley General de Salud tipifica como delito la posesión de cualquier cantidad de drogas, pero “perdona” a los ofensores, al señalar que “el Ministerio Público no ejercerá acción penal por el delito en contra de quien sea farmacodependiente o consumidor y posea alguno de los narcóticos señalados en la tabla, en igual o inferior cantidad a la prevista en la misma, para su estricto consumo personal”.
Ese “perdón” no opera cuando la droga se posee en una escuela, cárcel, estación de policía o centro asistencial, o a menos de 300 metros de distancia de estos, y el MP tiene que hacer un reporte a la autoridad sanitaria local “para promover la orientación médica” del consumidor.
Pero en la propuesta enviada este jueves al Senado, el Ejecutivo propone una nueva redacción para el artículo 478, que implica una despenalización absoluta:
“No se considerará como delito la posesión para estricto consumo personal de alguno de los narcóticos señalados en la tabla, en igual o inferior cantidad a la prevista en la misma”, diría ahora la ley.
Ya no habría referencias a que se trata de un delito–lo que implicaba la existencia de una averiguación previa–, ni a que el MP reporte el caso a la autoridad sanitaria, ni se mencionan lugares prohibidos, aunque la venta de drogas en estos últimos sí seguiría siendo una agravante de delito.