Cirze Tinajero Agencia Reforma

SAN JUAN DE LOS REMEDIOS,.- El aroma del habano que fuma un anciano en la banca del parque se mezcla con el que despiden las puertas de madera de varias casas añejas.
El humo, la humedad, aquella señora regalando una sonrisa y ese pequeño que patea un balón son tan sólo algunos detalles que regala al viajero San Juan de los Remedios.
Esta ciudad, ubicada a cinco kilómetros de la costa norte de Cuba, apenas hace un año celebró cinco siglos de fundación.
No es tan socorrida por los turistas como la La Habana o Varadero, es cierto; pero sabe enamorar a los viajeros que hasta aquí llegan.
Al arribar al centro histórico de Remedios, como mejor se le conoce a esta ciudad, se escapan desde un pequeño restaurante las notas de “El Bodeguero”, esa famosa canción creada por Richard Egües y que hiciera famosa la emblemática Orquesta Aragón.
Sin darse cuenta, varios visitantes ya están moviendo pies y caderas al ritmo de “[…] toma chocolate, paga lo que debes […]”, mientras los lugareños obsequian saludos a cuanto fuereño se les cruza.
La plaza de esta población presume la particularidad de contar con dos iglesias: Nuestra Señora del Buen Viaje y la Parroquial Mayor de San Juan Bautista. En esta última destaca una escultura que representa a la Inmaculada Concepción.
Las fachadas de las casas llenan de color a este destino y se mezclan con algunos hoteles como Encanto Barcelona o Camino del Príncipe. Sin embargo, uno de los sitios más buscados es Tres Reyes, una famosa tienda en la que es posible hallar a tres “majestades” que le han dado reconocimiento mundial a Cuba: ron, café y habanos.
En el sitio suele estar un torcedor de habanos. Dicen los cubanos, que por el mero hecho de estar en su país, hay que darse el permiso para fumar uno que otro. La recomendación es acompañarlo con un café caliente, intenso y sin azúcar.
El sitio cuenta con una pequeña sala para pasar la tarde y siempre está la opción de pedir una copa de ron. Así que no queda más que, con habano en labios y rodeado de la tranquilidad de Remedios, saber que se ha probado el auténtico sabor cubano.