CDMX.- El aroma del mejor basquetbol del mundo ya se respira en la capital mexicana.
Los equipos de Suns y Mavs pisaron ayer suelo mexicano, y hoy entrenarán al mediodía en la Arena Ciudad de México, sede en donde mañana por la noche protagonizarán el primero de los dos partidos oficiales que ofrecen la NBA, algo inusual en México.
Los Soles, que jugarán en calidad de “locales” administrativos llegaron al Aeropuerto Internacional Benito Juárez, mientras que los Mavericks aterrizaron en Toluca, pues venían en vuelo charter, tras un largo trayecto.
Los Mavs tuvieron juego el lunes por la noche ante los Timberwolves de Minnesota en Minneapolis, mientras que Phoenix llegó relajado, puesto que jugaron en casa el domingo por la noche.
“Un viaje largo, pero ya estamos en la Ciudad de México”, apuntó el centro estelar de los texanos, Andrew Bogut, quien está acostumbrado a los viajes largos como nativo de Australia.
Ambos equipos ingresaron a sus hoteles sin contratiempos gracias al dispositivo de seguridad implementado. Tanto Phoenix como Mavs, quienes se medirán el jueves a las 21:00 horas, platicarán con los medios de comunicación hoy en las prácticas abiertas.
Soles trae sangre mexicana, puesto que el coach Earl Watson y Devin Booker tienen ascendencia de este País.
Ambos llegaron sonrientes a la capital.
Watson fue candidato a la selección tricolor, algo que nunca se concretó; y la madre de Booker, Verónica Gutiérrez, posee genes boricuas y mexicanos. Su abuelo nació en México.
Ayer Booker, quien no habla español, se mostró contento a su arribo. Se detuvo unos segundos con la televisora de Phoenix para decir que estaba: “feliz de llegar a México”.
Y en cuestión de seguridad, durante toda la estancia de Soles, Mavericks y Spurs (éstos verán acción el sábado ante los de Arizona), elementos de la Policía resguardarán los hoteles sede, además de escoltarlos siempre en motocicletas durante los traslados.