Las empresas del sector textil sufren el pirateo de la mano de obra por parte del sector automotriz, y aunque los salarios de las empresas armadoras y sus filiales son superiores en un 10%, las textileras luchan por retener a sus trabajadores a base de incentivos y de mejores condiciones en sus centros laborales para desempeñar su trabajo, afirmó Jesús Martínez Marmolejo, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Textil, (Canaintex).
Indicó que por las características y tipo de trabajo que desempeñan los trabajadores de las empresas del ramo textil, desarrollan de forma habitual ciertas habilidades y destrezas que son ponderadas en las empresas del sector automotriz, y cuando un trabajador que se ha desempeñado en empresas textiles solicita empleo en las armadoras, los prefieren a ellos, logrando conseguir trabajo rápidamente.
Dijo que ésta ha sido una constante y ha obligado al sector textil a que sus empresas se pongan listas para evitar que su personal migre a las empresas de autopartes o a las ensambladoras, ya que ellos ofertan, en promedio, 10% más que los sueldos que se pagan en las empresas textileras.
Explicó que lo que han hecho ha sido mejorar gradualmente las condiciones de trabajo de sus empleados, han establecido incentivos para que los trabajadores continúen laborando en las empresas y no sean presa fácil del pirateo que se da por parte de las empresas japonesas.
“En la medida de nuestras posibilidades, hemos mejorado sueldos, sin embargo, competir contra empresas de ese sector es muy complicado, de tal forma que, hemos mejorado condiciones durante la estancia de los trabajadores en las empresas, y esperamos que pronto, con base a productividad, estemos en condiciones de igualar o superar los salarios que se dan en aquellas empresas”, afirmó.