El día de ayer al norte de la ciudad se llevó a cabo un homenaje a las grandes figuras de los Rieleros de Aguascalientes que fueron campeones en la temporada 1978, en donde destacan los nombres de Horacio Piña, Francisco “Chico” Rodríguez, Gonzalo Villalobos, Enrique Aguilar y David Abarca.

Estas leyendas estarán presentes hoy en la inauguración de la temporada 2016 de la LMB en el Romo Chávez y se aprovechará para brindarles un merecido homenaje por su gran trayectoria.

Recuerda con añoranza su Juego Perfecto del 78

Al respecto, el famoso “Ejote”, Horacio Piña García se mostró muy emocionado y feliz por este acto que tanto directiva como afición le van a ofrecer.

“Estoy muy a gusto, ésta es una de las cosas más grandes para mi, que los directivos y la gente que me invitó, me hagan un homenaje”.

“Desde el 78’ que estuve aquí cuando me cambiaron a Yucatán, no volteo hacia acá, vine como coach de Unión Laguna, no me acuerdo qué años, vine dos temporadas y desde entonces no me paraba por aquí”, declaró.

“No, pues ahora que me invitaron aquí, la verdad le doy las gracias a todos los que hicieron posible que me trajeran, porque ese era uno de mis últimos deseos”.

Para las nuevas generaciones, el “Ejote” los invitó a que se mantuvieran apegados a esta disciplina pues a futuro les podría dejar buenos resultados.

“No, pues que tiren strike, que si les gusta el beisbol que se aferren que no lo suelten, porque es un trabajo muy bueno y bien pagado”.

Cascada de recuerdos

Luego vinieron los recuerdos de aquella noche del 12 de julio de 1978, cuando llegaba a la séptima entrada y se le acercan para decirle que está lanzando juego perfecto; me aparté en un rincón del dogout sin pensar en ello; llegó el octavo inning y parece que en esa entrada fue cuando me sacaron un batazo por el jardín izquierdo y José Luis Pérez hizo la mejor atrapada del juego, llevándose la pelota de “cordón de zapatos”, cuando estaba a punto de picar; luego en la novena, para el último out, vino Antonio Villaescusa, con el intento de toque para acabar con el sin hit, pero su manager Benjamín “Cananea” Reyes, le ordenó que el duelo fuera de poder a poder, entonces le metí una bola ceñida que quebró en la zona de strike, cuando vi que Clemente Rosas corrió hacia mí, me quiso cargar, pero le pedí que no lo hiciera pues yo tenía un calambre en la pierna izquierda. Aún con eso llegaron los demás compañeros y me cargaron.

Recordó que en la Liga del Pacífico, le pasó algo similar, cuando estuvo a un out de lanzar Juego sin hit ni carrera, vino Ramón “Diablo” Montoya y con un lanzamiento arriba extendió el bat y se le embasó.

Debo reconocer las buenas jugadas que realizaron Gonzalo Villalobos, Chico Rodríguez, Leobardo Guerrero y todos, además que Chucho Sommers con quien aposté y perdí una cena en ese juego, pues me dijo que batearía jonrón en uno de los turnos para ganarle a Diablos y así lo hizo, el resultado fue 3-0. Cenó gratis.

Mencionó que siempre fue más difícil lanzar contra los zurdos y que de los jugadores más duros para dominar encontró a Héctor Espino, Miguelillo Suárez, Raudel López, entre otros.

La entrevista se llevó a cabo en el feudo de los hermanos Gómez de la Torre, Juan Domingo, Luis Alberto y Armando, el primero de ellos productor del programa deportivo “Somos Rieleros” que conducirá nuestro buen amigo y colega Abdulah Álvarez.

Horacio Piña luce en sus manos, tres anillos; el que ganó como campeón de la Serie Mundial con el equipo Atléticos de Oakland; otro que le obsequió don Raúl Medina Reyes, por su Juego Perfecto, obra del orfebre aguascalentense Salvador Negrete y uno más como miembro del Salón de la Fama del Beisbol Mexicano. Asimismo en su cuello, deja ver una moneda Centenario que le fue obsequiada por tomar parte en el Juego de Estrellas de 1967 en Monterrey. Son puros recuerdos, pero recordar es volver a vivir, dijo.