TOLUCA, EDOMEX .- Toluca perdió el invicto como local, y en el momento menos indicado.

En el Estadio Alberto Chivo Córdova, los Diablos Rojos cayeron 1-0 frente al superlíder Tijuana, la primera derrota del torneo en su casa provisional.

Pero este resultado tuvo más repercusiones que dar fin a una buena racha, ya que los mexiquenses se estancaron en 21 unidades y complicaron sus opciones de quedarse con uno de los boletos a la Liguilla.

Toluca fue más que Xolos y la derrota puede verse como un castigo excesivo, pero la realidad es que le faltó la pegada de un verdadero aspirante al título.

El equipo escarlata manejó la pelota e hizo el gasto, aunque no tuvo la contundencia que sí presumieron los fronterizos, quienes concretaron una de las pocas llegadas al área rival.

Después de dos jugadas de peligro que Tijuana generó al arranque, con Milton Caraglio y Dayro Moreno, las opciones de gol estuvieron del lado de los choriceros.

Sin embargo, un remate de volea de Jesús Méndez, un disparo de Pablo Barrientos que dio en el travesaño y tiros de Fernando Uribe y Enrique Triverio que encontraron buenas respuestas del arquero Federico Vilar, se contaron entre las chances desperdicias por los locales.

Con un rendimiento muy por debajo de lo que había mostrado, la escuadra de Miguel Herrera le apostó a ordenarse en sector defensivo y buscar algo en el contragolpe.

Al 71′, después de que Antonio Ríos perdió la esférica en la salida, Caraglio se internó por la izquierda y sirvió para Gabriel Hauche, quien definió sin marca frente a la portería.

Aún con el gol en contra, Toluca siguió manejando la pelota, pero sin profundidad ni ideas en el último tercio del terreno.

Xolos se afianzó en la cima de la Tabla con 33 unidades, mientras que los Diablos se jugarán la vida en dos partidos.