Rolando Herrera y Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 27-Jul .- Al Alcalde de Pungarabato, Michoacán, el perredista Ambrosio Soto, el crimen organizado intentó cobrarle cuota, imponerle funcionarios, ordenarle cómo debía operar la Policía y hasta prohibirle colocar alumbrado público, acusó la senadora Angélica de la Peña.
Desde tribuna, durante la sesión de la Comisión Permanente, la perredista aseguró que su compañero de partido, quien fue asesinado el 23 de julio, les informó de las amenazas que sufría desde que asumió la Presidencia Municipal en octubre de 2015.
“Él nos contaba que, desde que asumió la Administración enfrentó bastantes irregularidades. Por ejemplo, 50 policías que no habían pasado los controles de confianza y que seguían laborando, la prohibición por el jefe de plaza de que después de las 4:00 de la tarde no podían operar los agentes de tránsito.
“Nos mencionaba abiertamente, nos visitó, lo dijo ante los medios de comunicación, que había zonas prohibidas para poner alumbrado público y le exigieron al entrar, al asumir su responsabilidad, que ellos querían poner al tesorero y al responsable director de obras”, refirió.
Después de una ronda de posicionamiento de los representantes de los distintos partidos políticos, la Comisión Permanente aprobó emitir un exhorto en el que condena el homicidio de Soto y el asesinato del Alcalde de San Juan Chamula, Chiapas, Domingo López González, y pide a las autoridades locales investigar los hechos y sancionar a los responsables.
También se solicita al Comisionado Nacional de Seguridad, Renato Sales, que, en coordinación con las autoridades locales, implemente los protocolos necesarios que permitan brinda protección a los Alcaldes que están bajo amenaza del crimen organizado.
También se le pide al funcionario que realice un análisis de riesgo y establezcan acciones para la atención, prevención y persecución de estas bandas que se han apoderado de territorios, afectando flagrantemente el Estado de Derecho.