Claudia Guerrero y Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 13-Sep .- A sólo cinco días de haber pedido un aumento de más de 831 millones de pesos para 2017, el Senado y la Cámara de Diputados se arrepintieron.
Lo coordinadores del PRI, el PAN y el PRD en la Cámara alta dieron marcha atrás y pidieron y a los órganos internos retractarse en su solicitud.
Para el próximo año, los senadores solicitaron un incremento de 340 millones de pesos, 7.68 por ciento más de lo que les fue aprobado para este año.
De acuerdo con documentos publicado por Hacienda, para este año, los senadores disponen de 4 mil 421 millones de pesos y para 2017 habían pedido 4 mil 761 millones.
Ayer, luego de recibir críticas de especialistas y en redes sociales, el coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa, pidió que la bolsa de 2017 quede en los mismos términos que el de este año.
“Que no tengamos ningún incremento y que el presupuesto del año próximo sea igual que el del año pasado”, dijo el priista.
“En este momento que está atravesando el País una fuerte crisis económica, motivada por la irresponsabilidad del manejo de la economía, todo este tipo de aportaciones son bien recibidas”, aseguró el coordinador del PAN, Fernando Herrera.
Miguel Barbosa, coordinador de los perredistas, exigió que se revise el gasto a la baja, tal y como ocurre con el resto de los sectores.
“Hay un recorte de más de 30 mil millones de pesos en educación o de 10 mil millones de pesos en salud, el Poder Legislativo no se le toca ningún pelo”, reprochó el perredista Armando Ríos Piter.

Altruismo en San Lázaro
De acuerdo con información de Hacienda, la Cámara de Diputados solicitó 8 mil 51 millones de pesos para 2017, frente a los 7 mil 559.4 millones aprobados para este año, representa un aumento de 491 millones.
César Camacho, líder de la bancada priista, dijo ayer que ante los recortes que se están haciendo en la Administración Pública pedirán que la Cámara renuncie a 241 millones de pesos que habían pedido para 2017.
“Nos parece de elemental responsabilidad con la ciudadanía y en consonancia con la política de austeridad del Gobierno de la República que propongamos a la Comisión de Presupuesto que el crecimiento presupuestal de la Cámara sea cero”, dijo.
El legislador mexiquense consideró que esta reducción no impactará ni en los salarios ni en las condiciones de trabajo de los empleados de la Cámara.
El coordinador de la bancada panista, Marko Cortés, dijo que la reducción es insignificante respecto del total del presupuesto, el cual en su mayor parte es ejercido por el Ejecutivo, por lo que, planteó, es el que está más obligado a actuar con racionalidad.