Contrario a lo que se pudiera pensar respecto de las empresas dedicadas al ramo de la construcción, de que son sólo medianas y grandes, este sector está integrado en su gran mayoría por micro y pequeñas empresas, indicó el presidente del Colegio de Ingenieros Civiles, Miguel Ángel Huízar Botello.

En ese sentido, solicitó a las autoridades estatales y federales mayores apoyos para crear más empresas y fortalecer las que ya están actualmente creadas, pues como cualquier otra empresa, las dedicadas a la construcción y los servicios que le rodean, demandan apoyos financieros, de capacitación y de asistencia técnica.

Indicó que actualmente existen poco más de 600 empresas del ramo de la construcción que emplean a 30 mil 360 trabajadores, de los cuales, el 10% son mujeres y el resto hombres, y que generan un valor de producción de más de 40 mil millones de pesos por año.

Señaló que con estas cifras, es importante destacar que la mayor parte de las empresas dedicadas a la construcción así como los servicios vinculados directamente con la actividad, son pequeñas empresas que en ocasiones demandan de apoyos para su subsistencia o bien, para su robustecimiento, ya que, aunque el sector empuja a otros sectores y los reactiva, se vuelve necesario apoyar a las empresas más pequeñas de este sector.

Para el caso de los ingenieros civiles, dijo que hay algunos programas que pudieran ser reorientados con mayor énfasis a la rama de la construcción, tanto desde el punto de vista financiero, a través del Fondo Progresa, así como aquellos programas de capacitación y asistencia técnica que maneja la Secretaría de Desarrollo Económico del Gobierno del Estado, sólo que adaptados y orientados específicamente al ramo referido.