Érika Hernández
Agencia Reforma

LÁZARO CÁRDENAS, Michoacán 31-May .- Ante los principales líderes de las cúpulas empresariales, el Presidente Enrique Peña Nieto llamó a la Iniciativa Privada a invertir en las Zonas Económicas Especiales (ZEE).
“Una respuesta de fondo para que el sur sureste acelere su crecimiento. Se requiere de un esfuerzo extraordinario que articule acciones de los distintos órdenes de Gobierno, lo mismo que de los sectores privado y social.
“Son áreas geográficas con un gran potencial productivo, donde se ofrece un entorno de negocios excepcional para atraer inversiones y generar empleos de calidad, a través de incentivos, facilidades, y el desarrollo de infraestructura”, describió.
El Primer Mandatario promulgó en este puerto la ley de ZEE, con la que arranca su implementación y el Gobierno confía comiencen a operar a mediados del 2018.
Para el mexiquense, éstas contribuirán a desaparecer los contrastes que se aprecian en el País: de prosperidad en una parte y en la otra marginación, o de vanguardia y rezago.
“Hay un México que compite y gana en la economía global, que tienen índices crecientes, pero también un México que se ha quedado atrás, que no ha podido aprovechar su potencial y sufre de carencias que son inaceptables”, dijo.
En los 10 estados del sur-sureste, lamentó, viven 2 de cada 3 personas en condición de pobreza extrema.
El Presidente instruyó a diversas dependencias a trabajar en nueve líneas de acción para acelerar la implementación de estas zonas.
La primera línea es crear el próximo mes el órgano descentralizado que se encargará de ejecutar el plan para las ZEE, y el cual dependerá de la Secretaría de Hacienda.
Dos, en junio también deberá quedar lista la reglamentación secundaria; tres, emitir los decretos por los que se crea cada zona; y cuatro, diseñar el esquemas de incentivos fiscales de alto impacto y atractivo para inversionistas nacionales y extranjeros.
Como quinto lineamiento se estableció que en el primer cuatrimestre del 2017 deberán firmarse los convenios de coordinación con estados y empresarios.
Seis, todas las dependencias involucradas en el plan de infraestructura acelerarán el inventario de obras para echar a andar el mayor número posible.
El séptimo lineamiento contempla que el órgano desconcentrado deberá presentar programas de desarrollo por región; y como octava disposición, antes del primer semestre del 2017 deberán estar listos los administradores generales de cada zona, con mecanismos de transparencia.
Finalmente, en el último lineamiento, a más tardar en el 2018, antes de concluir esta Administración, en cada ZEE deberá operar una empresa ancla.
“Se trata de sembrar hoy para cosechar mañana. Se trata de saldar una deuda histórica. No puede haber dos Méxicos”, apuntó.