CIUDAD DE MÉXICO.- El 17.9 por ciento de las mujeres embarazadas en México presenta anemia, padecimiento que aumenta el riesgo de tener un parto pretérmino, advirtió Otilia Perichart, nutrióloga e investigadora en Ciencias Médicas del Instituto Nacional de Perinatología (INPer).
Destacó que los síntomas principales son cansancio, fatiga y poca resistencia al ejercicio físico; lo que muchas veces pasa desapercibido porque se consideran manifestaciones “normales” en el periodo de gestación.
La especialista explicó que durante el embarazo, la cantidad de sangre en el cuerpo de la mujer aumenta hasta 50 por ciento, por eso el riesgo de padecer anemia aumenta y es necesario consumir hierro en cantidades adecuadas, vitaminas y ácido fólico.
Durante el embarazo la dieta debe cambiar porque las necesidades energía aumentan. Lo que hay que aumentar en la dieta es el consumo de granos enteros, frutas y verduras, frijoles, lentejas, huevo, pescado y grasas saludables aguacate, aceite de canola y semillas.
Pide disminuir los alimentos con alta densidad energética como frituras, pastelitos, refrescos, comida rápida, alimentos empaquetados, y sobre todo, realizar 30 minutos de actividad física al día.