Paloma Villanueva
Agencia Reforma

MÉXICO, DF.- Los beneficios del ajedrez son tantos que la Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica busca  que el plan de estudios escolar incluya una materia de enseñanza de ajedrez.
Con este juego los niños desarrollan liderazgo, capacidad para resolver problemas, paciencia y pensamiento táctico, explica Hiquíngari Carranza, presidente de la fundación.
Las habilidades matemáticas y la comprensión lectora son los campos en los que el ajedrez incide de manera directa.
“El ajedrez es un ejercicio matemático en todos los sentidos pero además el proceso mental que se requiere para descifrar una posición de ajedrez es el mismo que se requiere para descifrar un párrafo, un texto”, explica Carranza.
Y más allá de la técnica que se debe aprender para manejar las 32 piezas de ajedrez, el tablero, dice Carranza, es un laboratorio de vida.
“El niño descubre muchas cosas que tienen que ver con lo cotidiano, por ejemplo, entiende que los problemas se afrontan viendo todo el panorama, tiene que analizar cada jugada y tomar decisiones que van a tener una reacción, tiene que interpretar al contrario y también dominar la frustración”, detalla.
El experto estima que los niños pueden acercarse al ajedrez desde los 3 años de edad.
Eduardo Calixto, jefe del laboratorio de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría, explica que los beneficios del ajedrez dependen mucho de la edad en la que se empieza a jugar.
“Los niños tienen una mejor proyección y arborización neuronal entre los 8 y 10 años, en comparación con jóvenes entre los 15 y 20 años, en quienes la plasticidad neuronal es menor”, detalla.
Esto quiere decir que crecen las dendritas, que son las responsables de llevar la información al cuerpo de la neurona, lo que se traduce en un proceso de comunicación más rico y extenso.
“Esta conexión neuronal permite aprender más, poner más atención y favorecer los procesos memorísticos”, aclara.
Detalla que las estructuras cerebrales en las que se produce mayor actividad al jugar ajedrez son el área frontal, el lóbulo temporal, el hipocampo y la amígdala cerebral.
En el área frontal se elaboran los procesos de toma de decisiones y el lóbulo temporal es el encargado de crear estrategias de tiempo y espacio. En el hipocampo se registran esas estrategias en la memoria y en la amígdala cerebral el control emocional.
“Se ha establecido que en las personas que tienen procesos de proyección temporal, estrategias de tiempos y espacios o toma de decisiones, los hipocampos crecen, es una estructura cerebral que puede incrementar su tamaño de acuerdo a cómo lo utilicemos”, destaca.

Información
-La Fundación Kasparov de Ajedrez para Iberoamérica llevará a cabo un seminario de capacitación y certificación para profesores de ajedrez los días 24 y 25 de octubre y un curso en línea a partir del 1 de noviembre. Datos: www.kasparovfundacionajedrez.com
-Centro de Preparación en Ajedrez Pedagógico CEPAP
Cuentan con
-Pre ajedrez: de 3 a 7 años.
-Ajedrez: de 8 años en adelante.
-Informes: Facebook Ajedrez Infantil Cepap.