Aguascalientes presenta signos de sensible deterioro de la calidad del aire, de acuerdo a la normatividad internacional, ya pasamos el estándar de calidad, sin embargo, lo que rige en el país es la Norma Oficial Mexicana, que es más permisiva en el nivel de contaminantes que respiramos, consideró Elsa Marcela Martínez López, investigadora de la Universidad Autónoma de Aguascalientes y del Conacyt.
De acuerdo a la NOM, el límite máximo permitido, en el caso de ozono, son 110 partículas por millón y los niveles de Aguascalientes rondan entre los 45 y 50, sin embargo, para la Organización Mundial de la Salud (OMS) el límite máximo permitido, de este mismo componente es de 50 partículas por millón, rango en el que estaríamos ya excedidos con el uno por ciento de emisiones contaminantes.
Explicó que por lo que respecta a las Partículas Suspendidas (PM 2.5) la NOM permite 65 microgramos y actualmente se registran entre 20 y 27 microgramos por metro cúbico, no obstante, la OMS establece como rango máximo de partículas de 25 microgramos, y ante estas normas ya la hubiéramos excedido.
De acuerdo a sus investigaciones, la catedrática enfatizó en que una de las causas que aportan más a la contaminación del aire es la actividad de tráfico vehicular, ya que el origen de la contaminación proviene de la quema de combustibles y el mal estado en el que se encuentra actualmente el parque vehicular.
Otro de los factores que contribuyen al deterioro del aire es que, prevalece una cantidad muy importante de emisiones de las empresas que operan en el estado. La industria es altamente contaminante del aire si no cuenta con medidas de seguridad, como lo pueden ser filtros especiales para atrapar partículas de estas emisiones.
Se refirió además a la gran cantidad de ladrilleras que siguen operando bajo nulos sistemas de cuidado al medio ambiente. Dijo que las emisiones que despiden estos hornos, contribuyen de forma considerable a la contaminación del aire, ya que el fuego que emplean es gracias a la quema de llantas o de combustible ya usado.
Dijo que las ladrilleras operan actualmente sin ningún tipo de restricción o acompañamiento de las autoridades, la normatividad no se respeta al pie de la letra, y siguen contaminando fuertemente el cielo de la entidad.
Por lo que respecta a la actividad de la ganadería, indicó, su principal contaminante es el bióxido de carbono, un elemento que contribuye de forma significativa al efecto invernadero.
De acuerdo a las mediciones y el análisis que sus investigaciones consideran, dijo que el principal aportador de partículas de contaminación del aire en Aguascalientes es la operación de casi medio millón de automóviles que hay en la actualidad.
Muchos de esos vehículos no están en buenas condiciones lo que ocasiona una mayor polución, y al respecto dijo que los centros de verificación juegan un papel muy importante para detectar aquellos automóviles que no cumplen con la norma; “es fundamental que los equipos que emplean estén correctamente calibrados, de lo contrario, poco servirá para detectar los autos que no deben circular por emitir contaminación”.
El transporte público, aporta también una cantidad muy importante de moléculas que deterioran la calidad del aire. “Es impresionante ver cómo circulan camiones emitiendo mucho humo”, sin que las autoridades pongan remedio efectivo.
Finalmente, dijo que en nuestra entidad comienzan a encenderse focos amarillos y que no es necesario llegar a los niveles de contingencia que presenta la Ciudad de México para tomar cartas en el asunto.
Estamos muy a tiempo de revertir pero se tiene que actuar, primero, concientizando a la población para que, quienes tienen automóviles, los conserven en buen estado y eviten contaminar, y las autoridades, deberán poner más atención en el monitoreo de la calidad del aire y ser más estrictos en el tema de la contaminación por automotores, señaló.

Cifras:
De acuerdo a la NOM, el límite máximo permitido, en el caso de ozono, son 110 partículas por millón y los niveles de Aguascalientes rondan entre los 45 y 50, sin embargo, para la Organización Mundial de la Salud (OMS) el límite máximo permitido, de este mismo componente es de 50 partículas por millón, rango en el que estaríamos ya excedidos con el uno por ciento de emisiones contaminantes.
Explicó que por lo que respecta a las Partículas Suspendidas (PM 2.5) la NOM permite 65 microgramos y actualmente se registran entre 20 y 27 microgramos por metro cúbico, no obstante, la OMS establece como rango máximo de partículas de 25 microgramos, y ante estas normas ya la hubiéramos excedido.
“Casi medio millón de automóviles que hay en la actualidad, muchos de esos vehículos no están en buenas condiciones lo que ocasiona una mayor polución”.
En nuestra entidad comienzan a encenderse focos amarillos y no es necesario llegar a los niveles de contingencia que presenta la Ciudad de México para tomar cartas en el asunto.