El senador Miguel Romo Medina informó que por unanimidad, el Grupo Parlamentario del PRI en la Cámara Alta, no solicitará incremento a su presupuesto para el 2017, además se ajustará el gasto en todas aquellas áreas no prioritarias para la Nación, que deberá acompañarse de modo permanente de un análisis serio, exhaustivo, severo, objetivo y claro para detectar y eliminar operativamente los gastos superfluos.
Ante el posicionamiento de una estructura financiera que reduzca el gasto en el país, destacó la propuesta del senador Emilio Gamboa en el sentido de que el Senado de la República puede operar con el mismo presupuesto del 2016, que implicaría que no haya un incremento aproximado de 3.7%.
Esta es una inquietud, interés y preocupación que ha estado solicitando el coordinador parlamentario del PRI, la cual se consolidó en la sesión previa de este Instituto el día de ayer, cuya propuesta fue acogida por unanimidad.
Respecto a la postura de los Senadores del PRD que no aceptarán el paquete presupuestal como se ha presentado, debido a que hay recortes en algunos temas importantes como tecnología y educación, el Senador Miguel Romo mencionó que una vez que tengan la Ley de Ingresos en el Senado, se revisarán los apartados, pero aclaró que se cuida, se respeta, no se establecen ajustes por lo menos relevantes y trascendentes en todos los temas sociales, incluidos los programas relacionados a la protección social de la población más vulnerable.
Definitivamente lo importante es lo primario, son los aspectos de los ciudadanos, de su desarrollo, de su educación, de su salud, de la vivienda, de los elementos fundamentales para una condición de vida y de desarrollo adecuados, indicó.
El Senador Miguel Romo Medina coincidió con el Secretario de Hacienda acerca de que los rubros centrales del país se mantienen, y son otros los espacios presupuestales los que sí se ajustarán.
Al preguntarle acerca de las opiniones de especialistas, académicos y empresarios que demandan recortes en áreas donde hay más de derroche y cuestiones políticas, se manifestó a favor de que se haga, acompañado de un análisis serio, exhaustivo, severo y objetivo, en donde finalmente se identifiquen las áreas para el ahorro, para ajustar justamente gastos superfluos que son innecesarios.
Tal revisión que debe ser sistemática, no debe estar sujeto solamente a la aprobación del Presupuesto de Egresos, en este caso, dijo, del gasto público, sino que debe hacerse de manera permanente, es decir, en el transcurso mismo del desarrollo del ejercicio fiscal del 2017, tendrán que establecerse mecanismos en todas las dependencias y espacios que manejan recursos públicos, para buscar áreas de oportunidad en el ahorro.
En cuanto a que el INE ha solicitado muchos recursos para el ejercicio 2017, el senador de la República mencionó que ese Instituto no está excluido y reiteró que todas las instancias que ejercen recursos fiscales, deben hacer un análisis exhaustivo, con profesionalismo y objetividad, y sí mantener lo necesario e indispensable para el desempeño de las funciones y obligaciones que cada quien tiene.
Por último, apuntó que en el caso del INE, habría que valorar cómo está creciendo su presupuesto y si lo que se ejerce es efectivamente lo estrictamente indispensable.